¿Por qué es tan dañino el alto consumo de carbohidratos?

Para causar enfermedad cardiovascular, ¿qué es más dañino, el alto consumo de grasa o el alto consumo de carbohidratos? Esta es una pregunta a las que investigaciones están dando respuestas científicas.

La mayor parte de literatura respecto a dieta y enfermedad cardiovascular proviene de Estados Unidos y Europa, de donde se ha recomendado limitar la ingesta de grasa total (<30%) y de grasa saturada (<10%). Estas recomendaciones pueden no ser aplicables a otros países.

Lo interesante del estudio PURE (Epidemiología prospectiva urbano-rural) es fue hecho en 135335 personas de 35 a 70 años de edad, con distinto ingreso económico, originarios de 18 países. Incluyó tres poblaciones de alto ingreso (Canadá, Suecia y Emiratos Árabes, 11 países de ingreso medio (Argentina, Brasil, Chile, China, Colombia, Irán, Malaysia, Palestina, Polonia, Sudáfrica y Turquía) y cuatro países de bajo ingreso (Bangladesh India, Paquistán y Zimbawe. A estas personas se les hizo cuestionario de frecuencia para relacionar la ingesta dietética con mortalidad y enfermedad cardiovascular y se les siguió por diez años. Se evaluó la asociación entre el consumo de carbohidratos, grasa total tipo de gras y se calcularon razones de riesgo (HRs).


Sorprendentemente se encontró que el consumo alto de carbohidratos (60% o más), produce mayor mortalidad, comparado con la mortalidad producida por un alto consumo de grasa.

Sorprendentemente se encontró que el consumo alto de carbohidratos (60% o más), produce mayor mortalidad, comparado con la mortalidad producida por un alto consumo de grasa.

La grasa total y sus distintos tipos no se asociaron con enfermedad cardiovascular, infarto al miocardio o mortalidad por enfermedad cardiovascular. Además, se encontró que la grasa saturada tiene una relación inversa con infarto. Una explicación a este hallazgo puede ser que el consumo de grasa saturada eleva el colesterol LDL, pero también sube el nivel de HDL, baja triglicéridos y mejora la relación colesterol /HDL y ApoB/ApoA1. Por otro lado, el consumo alto de carbohidratos (y bajo de grasa), disminuye el LDL, pero eleva triglicéridos y deteriora las relaciones la relación colesterol /HDL y ApoB/ApoA1. Además, la alta ingesta de carbohidratos eleva la presión arterial y la cantidad de partículas de pequeña densidad de LDL, que son las más aterogénicas


El estudio propone revisar las guías dietéticas globales en países distintos a Europa y Norteamérica, en relación a la restricción de grasa y además, limitar el consumo de carbohidratos por su efecto sobre la mortalidad.

Referencia

Mahshid Dehghan, Andrew Mente, Xiaohe Zhang, Sumathi Swaminathan, Wei Li, Viswanathan Mohan, Romaina Iqbal, Rajesh Kumar, Edelweiss Wentzel-Viljoen, Annika Rosengren, Leela Itty Amma, Alvaro Avezum, Jephat Chifamba, Rafael Diaz, Rasha Khatib, Scott Lear, Patricio Lopez-Jaramillo, Xiaoyun Liu, Rajeev Gupta, Noushin Mohammadifard, Nan Gao, Aytekin Oguz, Anis Safura Ramli, Pamela Seron, Yi Sun, Andrzej Szuba, Lungiswa Tsolekile, Andreas Wielgosz,Rita Yusuf, Afzal Hussein Yusufali, Koon K Teo, Sumathy Rangarajan, Gilles Dagenais, Shrikant I Bangdiwala, Shofiqul Islam, Sonia S Anand, Salim Yusuf, on behalf of the Prospective Urban Rural Epidemiology (PURE) study investigators*. “Associations of fats and carbohydrate intake with cardiovascular disease and mortality in 18 countries from five continents (PURE): a prospective cohort study” The Lancet. Agosto 29, 2017. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(17)32252-3

Contáctenos si está interesado en recibir más información sobre nuestros programas de estudio sobre nutrición en la Escuela de Posgrado:

M.Sc en diabetes y síndrome metabólico y M.Sc en enfermedad renal crónica y S.M.

Pueden suscribirse o desuscribirse fácilmente a este blog mediante este sencillo formulario donde pueden dejar su correo: