La historia de los derechos humanos

Con el Dr. Carlos Sabino

El concepto actual de los derechos humanos es, sin duda, un producto del mundo moderno, pero surge como corolario de un largo proceso histórico previo. El objetivo de la materia es definir las grandes líneas de este proceso, examinando sus antecedentes remotos y cercanos, para pasar luego al estudio más detallado de los primeros intentos de dar forma a la idea de unos derechos universales, que poseen todos los seres humanos sin excepción. Estos conocimientos se consideran de suma importancia para situar, en un adecuado contexto histórico, lo que son los derechos humanos en la actualidad, las discusiones y debates que hoy se desarrollan y la forma en que este concepto se lleva a la práctica mediante acciones concretas.

Datos del curso

Sigue leyendo

Nuevo curso sobre el diferendo entre Guatemala y Belice

El 15 de abril de 2018 los guatemaltecos participarán en la consulta popular para decidir si se le concede la potestad a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de solucionar el diferendo existente entre los países de Belice y de Guatemala.

Se suele llamar “diferendo territorial” a las diferencias entre dos naciones con respecto a dónde yacen sus fronteras. En este caso, el territorio en cuestión comprende aproximadamente 19,600 kilómetros cuadrados de tierra, costas, islas, islotes y cayos. No menor es la cuestión sobre la soberanía marítima y aérea, así como la definición definitiva de fronteras dadas las implicaciones que para la economía, la seguridad y los intereses nacionales de ambos lados de la zona de adyacencia tiene ese definitivo reconocimiento mutuo que permita abrir una nueva etapa de sana cooperación entre vecinos. Sin embargo, para poder entender los orígenes de este conflicto fronterizo y sus implicaciones geopolíticas actuales es necesario regresar en la historia y conocer bien la historia del descubrimiento, poblamiento y colonización de la Península del Yucatán. Por esta razón ofrecemos este interesante curso al cargo de un catedrático con experiencia personal directa en la zona y en las relaciones bilaterales entre ambos países.

Más información del curso:

Historia y Geopolítica del Diferendo de Belice y Guatemala

Catedrático:

Juan Manuel Pérez Ramírez

Programas de estudio en los que se incardina:

Más información sobre nuestro programa de Posgrado / M.A. en Historia, RRII, Política y Derecho Internacional:

Recibes esta entrada de blog porque en algún momento nos dejaste tu correo electrónico y permiso para hacerlo. Si quieres suscribirte o desuscribirte de la lista de distribución, solo tienes que dejar tu correo en este sencillo formulario:


 

Conmemorando los terremotos de 1917-1918: 100 años después

Exposición fotográfica

Entre el 25 de diciembre de 1917 y el 24 de enero de 1918, la Nueva Guatemala de la Asunción sufrió una serie de terremotos que destruyó la mayor parte de la ciudad y dejó varios miles de muertos.

La ciudad había sido fundada en 1776, con el traslado de la capital de la Capitanía General de Guatemala desde el valle de Panchoy, donde la antigua capital, Santiago de Guatemala (hoy la Antigua) había sido destruida por los terremotos de Santa Marta de 1773, hasta el valle de las Vacas, donde aún permanece hoy.

La Nueva Guatemala se había construido muy lentamente a lo largo del siglo XIX, hasta el punto de que para los tiempos de la Revolución Liberal de 1871, la capital presentaba un aspecto tardocolonial, concentrada en torno a la actual zona 1, con edificios de un solo nivel, muy macizos, entre los que sólo destacaban las torres de las iglesias.

Sin embargo, a finales del siglo XIX y principios del XX, durante los gobiernos de Reina Barrios y Estrada Cabrera, la Nueva Guatemala había sufrido una renovación general. La ciudad había crecido, sobre todo, por las actuales zona 4 y la avenida de la Reforma. El caserío se había renovado con aires venidos de la Europa Occidental, hasta el punto de aspirar a convertirse en la pequeña París centroamericana.

Todo este proyecto de renovación se vino abajo con los terremotos de 1917-1918, hasta el punto de que el legado arquitectónico de Reina Barrios y Estrada Cabrera, fuera de la traza urbana, prácticamente ha desaparecido.

Los terremotos del 25 de diciembre de 1917 comenzaron a causar estragos en la ciudad, que se vieron agravados con los nuevos terremotos de tres días después, el 28 de diciembre, tras los cuales se instalaron campamentos provisionales en los parques y plazas para dar cobijo a todos aquellos que habían perdido sus casas.

Sin embargo, los propios campamentos provisionales, así como los edificios que aún permanecían en pie, se vieron terriblemente afectados por los nuevos terremotos del 3 y el 24 de enero de 1918 que provocaron la ruina de la urbe.

Es entonces cuando el joven Enrique Forno Amado (quien en 1918 tenía 27-28 años) comienza a elaborar la colección de fotografías que presentamos en esta exposición, colección que había permanecido inédita hasta ahora. Bien es cierto que de los terremotos de 1917-1918 existen otros repertorios fotográficos. Pero el interés de la colección Forno es que junto a las imágenes de los edificios más significativos, hay una serie llamativa de calles y avenidas bien identificadas que nos permiten entender hasta qué punto los terremotos afectaron no sólo a los grandes monumentos, sino también a negocios y viviendas.

En esta exposición, deseamos mostrar como el terrible efecto de los terremotos de 1917-1918 acabó completamente con esa ciudad que aspiraba a ser una de las más bellas de Centroamérica.

La exposición se puede visitar en el Auditorio Juan Bautista Gutiérrez.

Conferencias relacionadas con los terremotos

El próximo 24 de enero, desde las 8:30 hasta las 13:30 horas, en el Auditorio Juan Bautista Gutiérrez, sala 3, organizado por el Programa de Exploraciones sobre la Historia, se llevará a cabo un ciclo de conferencias conmemorando los terremotos de diciembre de 1917 y enero de 1918 que destruyeron la ciudad de Guatemala.

Hace cien años, una serie de sismos asolaron la capital provocando la destrucción de la ciudad tardocolonial y liberal lentamente construida durante todo el siglo XIX, con un concepto de confort y belleza que posiblemente se perdió irremediablemente tras esos terremotos.
 
El ciclo de conferencias comenzará con la ponencia de Héctor Monzón, sobre el contexto geológico en el que se produjo el terremoto. Continuará Walter Widman, explicando el contexto histórico en el que se produjeron los sismos. Seguidamente, hablará Carlos Ayala para contarnos cómo era la ciudad de Guatemala, su desarrollo urbano y arquitectónico, antes de los terremotos.
 
Pasaremos entonces a la charla de Aníbal Chajón, quien narrará cómo fueron los terremotos y cuál fue la destrucción que provocaron. Proseguiremos con la presentación de Augusto de León sobre las consecuencias políticas del terremoto, en esencia, el final del gobierno de Estrada Cabrera. El ciclo lo cerrará Luis Figueroa relatándonos algunas anécdotas y vivencias de las personas que sufrieron los terremotos.
 
Enlace para la inscripción gratuita en el ciclo de conferencias.
 
Agenda.
 
  • Se convoca al público a las 8:30.
  • Alberto Garín, Introducción, de 8:45 a 9:00
  • Héctor Monzón, ¿Qué causó los terremotos de 1917-1918?, 9:00-9:45
  • Walter Widmann, Guatemala en 1917, 9:45-10:30
  • Carlos Ayala, Arquitectura y urbanismo de la Ciudad de Guatemala La ciudad en 1917, 10:30-11:15
  • Aníbal Chajón, Breve historia de los terremotos de 1917-1918 y la destrucción que provocaron, 11:15-12:00
  • Augusto de León, Consecuencias políticas de los terremotos de 1917-1918, 12:00-12:45
  • Luis Figueroa, Viviendo los terremotos de 1917, 12:45-13:30

Si te interesa la historia, posiblemente quieras ver la oferta de cursos de este trimestre, que forman parte del Posgrado / M.A. en Historia y del Programa de Doctorado.

Posgrado y M.A. en Historia (blended, presencial o en línea)

Pueden suscribirse o desuscribirse de este blog con este sencillo formulario:


 

 

¿Cuántas víctimas hubo en el conflicto armado de Guatemala?

Hoy queríamos compartirles esta digitalización de una separata de un interesante artículo de nuestro coordinador del área de historia, el Dr. Carlos Sabino.

El artículo es una adaptación, con ligeras modificaciones, del capítulo 25 del tomo II de su libro Guatemala, la historia silenciada (1944-1989) (Guatemala: Fondo de Cultura Económica, 2006).

Puede citarse de este modo:

Sabino, Carlos. “El número de víctimas del enfrentamiento armado interno de Guatemala.” Anales de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala, XVI, 2016: 163-190

En el dicho artículo, el Dr. Sabino justifica la necesidad de poder contabilizar de modo más objetivo las víctimas del conflicto armado. Para ello hace un exhaustivo recorrido bibliográfico por los datos disponibles sobre esta cuestión, a partir de estimaciones globales y recuentos de casos concretos. 

Su conclusión sobre estas fuentes es que:

Todas estas informaciones -como algunas otras que no presentamos al lector para no abundar sobre lo que nos parece suficientemente claro- se basan en apreciaciones generales, poco o nada detalladas, que por eso producen cierta desconfianza. Nadie se toma el trabajo de explicarnos la forma en que se han contabilizado las muertes y, como bien dice Jorge Luján, no aparecen las mínimas precisiones que resultarían indispensables como para aceptarlas como ciertas. Lo único que puede afirmarse con certeza hasta aquí es que, hacia el final del conflicto armado, se afirmaba sin mayor discusión que se habían producido unas 40-60.000 víctimas fatales desde sus comienzos, fijados algo arbitrariamente en 1960. (p. 166)

Es decir, que solo con la información de ambos bandos contendientes, grosso modo, el número de víctimas del conflicto armado civil en Guatemala ya distaba de la cifra de 200.000 fallecidos, no justificada, por la Comisión para el Esclarecimiento Histórico:

La cifra de 200.000 víctimas contradice, de partida, las informaciones previamente existentes, es incompatible con los datos demográficos del país y con varias otras formas de hacer el cálculo que es objeto de nuestro interés. Para revisarla, sin embargo, es preciso proceder pacientemente, buscando un método que, confiando menos en instrumentos estadísticos que resultan de dudosa validez para el caso de estudio, examine todos los ángulos del problema y las amplias informaciones disponibles. (p. 175) 

Sigue leyendo

Arqueología para historiadores

Durante el próximo trimestre estaremos ofreciendo el siguiente curso de introducción a la arqueología prehispánica para historiadores. Estará a cargo de la maestra Sonia Medrano.

Descripción del curso:

Durante el curso se presentará parte de la historia de América Precolombina desde la civilización Olmeca hasta la conquista española basado en la información generada por investigaciones arqueológicas.  Se presentarán sitios emblemáticos de diferentes regiones de América que serán muestra para conocer las características culturales y el desarrollo en distintos periodos y regiones. Se describirá la escritura maya y el contenido de los textos.

Se expondrá la metodología arqueológica y la información generada que permite reconstruir la historia prehispánica de América.  El curso se enfocará en ciudades o pueblos representativos de las diferentes regiones de América que servirán de ejemplos para conocer las características especiales de las diferentes culturas antiguas del continente.

Entre los objetivos que se plantea el curso está conseguir desarrollar y potenciar en el alumno la capacidad de comprensión e interpretación de la historia precolombina generada a través de la investigación arqueológica. 

Serán igualmente objetivos de este curso conseguir desarrollar el conocimiento del pasado precolombino de América, básico para esta tarea, así como la capacidad de crítica y análisis, el fomento del interés por el conocimiento del pasado prehispánico. Nuestro objetivo con este curso es que el alumno sea capaz de realizar investigaciones sobre este periodo e introducir al alumno en el análisis de los resultados de investigaciones arqueológicas y su relevancia para la historia.

Contenido

  1. Metodología de la Arqueología
  1. El origen del hombre americano
    1. Poblamiento de América
    2. Sitios tempranos  en Mesoamérica
  2. Grandes sitios arqueológicos precolombinos
    1. Mirador
    2. Teotihuacán
    3. Sipán
    4. Cotzumaplguapa
  3.  Epigrafía Maya
    1. Historia del desciframiento de la escritura maya
    2. Contenido de los textos mayas
    3. Dinastía de Tikal
  4.  América antes de la Conquista
    1. México central- Azteca
    2. Tierras Altas de Guatemala
    3. Imperio Inca

Más información sobre este curso en este enlace:

201704 La América Precolombina

El Smithsonian digitaliza un raro manuscrito en lengua maya del siglo XVII

Libro de Sermones Varios en Lengua Quiche
Read more: http://www.smithsonianmag.com/smithsonian-institution/17th-century-mayan-manuscript-displayed-rare-public-display-180963272/

En el marco de la exposición Objects of Wonder: From the Collections of the National Museum of Natural History” que está exhibida en el Smithsonian National Museum of Natural History desde marzo de este año de 2017 y hasta el año 2019, aparece curado este interesante documento que acaba de ser digitalizado gracias a la financiación del Recovering Voices Program de dicho museo de la capital estadounidense.

El Libro de Sermones Varios en Lengua Quiche, compuesto por el Sr. Fr. Maldonado, datado en 1690, se trata, pese al trabajo de recopilación del padre Maldonado, de una colección miscelánea de manuscritos de diversa autoría, y escritos en lengua española, latina, k’iche’, kaqchikel. El libro, dedicado al papa Urbano IV,  incluye sermones, poemas, traducciones de la Biblia y hasta remedios para mordeduras de serpientes.

Se trata del manuscrito más antiguo de la colección Smithsonian’s National Anthropological y no solo provee una fascinante perspectiva de estas lenguas mayas, sino también información acerca del complejo y conflictivo proceso de aculturación de los indígenas de la zona de la actual Guatemala en época de la colonia.

Sigue leyendo

El Papa Benedicto XV y la Primera Guerra Mundial

800px-Benedictus_XV

Retrato del Papa Benedicto XV. Esta imagen está disponible en la División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos bajo el código digital cph.3b03428. Esta etiqueta no indica el estado de copyright del trabajo adjunto.

Fue el papa Benedicto XV quien dirigió la Iglesia católica durante los años de la Primera Guerra Mundial. En palabras de él mismo, la “Gran Guerra” fue la “hora más amarga” de su vida.  En el contexto del conflicto, que él llamó una “masacre inútil”, Benedicto XV tuvo dos participaciones clave: a finales de 1914 y principios de 1915 para evitar que Italia entrara a la guerra, y en la primavera y verano de 1917, cuando propuso la paz. Si bien no tuvo éxito, otorgó al papado la posición de interlocutor y mediador de conflictos. La Santa Sede mantuvo su neutralidad a lo largo de la guerra y, gracias a ello, ejerció una función que para el escritor francés Romain Rolland fue de una “segunda Cruz Roja”.   

Para estudiar el papel desarrollado por el papa en dicho conflicto, en el presente trabajo se desarrollan los antecedentes directos a su papado, es decir, la situación de la Iglesia desde finales del XIX hasta el estallido de la guerra, en 1914.  A continuación se detallan aspectos de su biografía y, principalmente, el rol de Benedicto XV en la Primera Guerra Mundial. Se puntualizan aspectos de su política pontificia, así como otros elementos destacados de su papado.

Sigue leyendo

El genocidio armenio

Mapa del Imperio Otomano, Armenia. Fuente: http://historiaybiografias.com/archivos_varios3/armenia.gif

Mapa del Imperio Otomano, Armenia. Fuente: http://historiaybiografias.com/archivos_varios3/armenia.gif

El Genocidio Armenio es uno de los sucesos más trágicos de la Primera Guerra Mundial. Muchas vidas civiles desaparecieron injustamente y la controversia y las consecuencias son palpables hasta el día de hoy. Por ejemplo, en el 2011 Turquía rompió sus relaciones diplomáticas con Francia debido a la aprobación de una ley que penalizaría a todos lo que nieguen estas masacres contra los armenios. Además del todo el daño directo que puede ocasionar una matanza masiva, una de las consecuencias más graves que tuvo el Genocidio Armenio fue el Holocausto Judío. La impunidad e indiferencia hacia este genocidio sentó un precedente que animó a Hitler a hacer lo mismo con los judíos en el contexto de la Segunda Guerra Mundial.

Les compartimos este trabajo de María Isabel Sandoval Alonso, una de nuestras alumnas de la M.A. en Historia de nuestra Escuela de Posgrado, UFM, escrito como trabajo final del curso “Historia de la I Guerra Mundial” ofertado en el último trimestre de 2016.

 

Curso: La I Guerra Mundial, por Carlos Sabino

Artillería británica en Galípoli. Ernest Brooks - This is photograph Q 13340 from the collections of the Imperial War Museums (collection no. 1900-61) A British 60 pounder Mk I battery in action on a cliff top at Cape Helles, Gallipoli, possibly in June 1915. The unit might be the 90th Heavy Battery, Royal Garrison Artillery, located forward of Hill 114. The gun has the inscription "Annie" painted on the barrel. IWM caption : A 60-pounder battery in action on a cliff top. Right to left: Ron Hilyard (sitting down), Fred Garland (sitting down), Horrie Veivers (standing), Bill Lamprill (standing with shell), Alf Easther (standing next to gun), Tom Gaston (sitting with shell), Frank Lynch (on knee behind gun), Charles Geard (standing), Angus Suthers (standing), Joe Beckworth (standing) ,Herb Silcock(?)

Artillería británica en Galípoli.
Ernest Brooks – This is photograph Q 13340 from the collections of the Imperial War Museums (collection no. 1900-61)
A British 60 pounder Mk I battery in action on a cliff top at Cape Helles, Gallipoli, possibly in June 1915. The unit might be the 90th Heavy Battery, Royal Garrison Artillery, located forward of Hill 114. The gun has the inscription “Annie” painted on the barrel. IWM caption : A 60-pounder battery in action on a cliff top. Right to left: Ron Hilyard (sitting down), Fred Garland (sitting down), Horrie Veivers (standing), Bill Lamprill (standing with shell), Alf Easther (standing next to gun), Tom Gaston (sitting with shell), Frank Lynch (on knee behind gun), Charles Geard (standing), Angus Suthers (standing), Joe Beckworth (standing) ,Herb Silcock(?)

Curso presencial y en línea dedicado a la historia de la I Guerra Mundial, impartido por el Dr. Carlos Sabino, desde Guatemala para todo el mundo hispanohablante.

El curso consta de 18 sesiones de 1.5 horas, de 6 a 7:30 pm, hora de Guatemala (UTC-06). Miércoles y jueves, empezando el 5 de octubre y terminando el 1 de diciembre.

Precio: Q 4,308 (unos USD 570). 2 Unidades de Mérito Académico válidas para las 40 que tiene el M.A. en Historia (presencial y en línea) o como curso libre para cualquiera de las maestrías de la Escuela de Posgrado.

Contáctenos para más información e inscripciones.

El curso abordará el conflicto desde el análisis de las causas históricas que lo originaron hasta sus consecuencias post-bélicas en la geopolítica del momento. Se verá el detonante, se analizará los recursos y movimientos de las potencias beligerantes, se analizarán los eventos más significativos durante el conflicto, así como las características que lo hicieron único hasta el momento. No puede faltar una revisión de la evolución de los diferentes frentes sobre mapas y las consecuencias económicas, políticas y sociales del enfrentamiento en cada uno de los países beligerantes o no. Tras el estudio de los tratados de paz y las consecuencias, se verá el reflejo e influencia del conflicto en la cultura mundial.

Evento en Facebook:

https://www.facebook.com/events/687071534790790/

Rascando el medio milenio de la ciudad de Guatemala.

Por: Roberto Dardón.

Probablemente no veremos nada de particular en la agenda cultural tanto de la municipalidad de Guatemala como de la Academia de Geografía e Historia de nuestro país para el día 25 de Julio del presente año. Tal pareciera que la fecha ha sido completamente olvidada por las autoridades ediles e intelectuales de nuestra ciudad. No obstante, me veo en la obligación de aclarar algunos puntos al honorable público lector que probablemente desconozca sobre el suceso del que hago relación; dado el inmenso énfasis que desde hace muchos años la entidad encargada en la difusión cultural del municipio le hace a otra efeméride no menos importante, como lo es el 2 de Enero.

No más pasado el año nuevo, lo que realmente conmemoramos en nuestra ciudad capital es la formalización del Establecimiento Provisional de la Ermita durante la misma fecha de un tiempo un tanto lejano. Me refiero al “[…] año de 1776, en virtud de Real cedula de 21 de Julio, de 1775[…]”.  En esta fecha perdida en el calendario pasó a “intitularse Nueva Guatemala de la Asunción, por motivo de estar dicho parage [sic] en tierras del Curato de la Hermita [sic], que tiene por titular el misterio de la Asunción de Nuestra Señora[1].  Esto quiere decir que el 2 de Enero no es el día de la fundación de la ciudad de Guatemala, tal como mucha gente piensa[2], tal y como comentó en su momento uno de mis maestros en el arte y ciencia de como historiar, Ramiro Ordóñez Jonama (QEPD). Como buen abogado que era, Ordoñez Jonama   aclaró, sustentaba su opinión tanto en la documentación archivística, así como lo compartido por los cronistas del periodo indiano ―entiéndase la “época colonial”.

La oficialización del traslado “de la sede de la Real Chancillería o Audiencia de Guatemala” tal y como se consideraba a la entonces capital colonial, no prescribía la erección de una ciudad distinta, dado que el trámite de fundación se llevó acabo siglos atrás y por tanto en una sola ocasión. Tal y como se nos ha narrado desde la infancia, las autoridades españolas sentaron sus reales en el pueblo de la Ermita, que por muchos años se le conoció bajo el barrio de la Parroquia Vieja[3] y que hoy en día parcamente denominamos como zona 6 capitalina. Aclarada la confusión, procedo a describir lo que para nuestros ancestros fue una de tantas celebraciones que, cuando menos, ameritaba algunas palabras de consideración.

Sobre este acontecimiento histórico podemos encontrar múltiples referencias al respecto, partiendo de las obligadas fuentes primarias como serian en el caso particular del libro primero de actas del Cabildo (1524-1535)[4] ―mejor conocido como “Libro Viejo” ―. Otro documento informativo de la misma época lo constituyen las diversas cartas de relación enviadas en 1524 por Alvarado a Cortez[5], así como el resumen de cedularios existentes del Museo de Historia en la ciudad de Guatemala. Respecto a las fuentes bibliográficas del tema, podemos indagar que lo referido en las dos mejor conocidas: la crónica del padre Fr. Antonio de Remesal, O.P (1619) y la correspondiente de Francisco Fuentes y Guzmán (1696).

De lo referido en los escritos anteriores podemos concluir que la primera población española en suelo guatemalense fue la “villa del Señor Santiago” en los parajes cercanos a Quauhtemallá[6] entre el 23 y 28 de julio de 1524, que por deducción los historiadores han situado en el día 25 de Julio, fiesta de Santiago el Mayor y que no tardo en convertirse en “ciudad” cinco días después[7].  Aun cuando muchos de los cronistas posteriores adujeron erróneamente que la ciudad de Guatemala fue fundada en las faldas del volcán Hunahpú―hoy conocido como de Agua―, es el rebisnieto del conquistador Díaz del Castillo, Fuentes y Guzmán quien da la clave que la ciudad se fundó en algún paraje muy cercano a la corte de los reyes caqchikeles, que él llama Patinamit[8]. Fuentes y Guzmán hace ver que, tras meses de luchar y vagar entre las montañas y selvas, padeciendo toda clase de penalidades tanto por el medio humano como el entorno y las inclemencias del tiempo, optaron por levantar viviendas a la usanza local junto a sus compañeros de armas nativos con miras a establecerse formalmente.

De acuerdo a la monumental obra de Hubert Howe Bancroft, tras la conclusión del acto fundacional, de Alvarado envió el primer informe como lugarteniente del futuro Marqués del Valle de Oaxaca donde relata los detalles de campaña militar de las tierras meridionales. Junto con estos despachos marcharon varios contingentes de aliados mexicanos que regresaron a sus hogares en el valle de Anáhuac, siendo reemplazados por soldados castellanos. Incluso se registra la llegada de un millar de nuevos colonos solicitando ser admitidos como vecinos de la recién nacida población que servirían en la consolidación del régimen español en el futuro reino guatemalense[9]. Por ultimo quien da razón de lo antes mencionado es el mismísimo cronista de la ciudad de Guatemala, Miguel Álvarez Arévalo; quien en su muy útil recopilación de documentación archivística[10] adjuntó varios de los escritos clave para entender la lógica que más adelante comparte la visión del historiador Francis Polo Sifontes.

Para ejemplificar lo antes mencionado en el extracto documental se comentan sobre el protocolo llevado a cabo el día 22 de Noviembre de 1527, día de Santa Cecilia[11] por el entonces capitán de la expedición conquistadora don Jorge de Alvarado y Contreras en ausencia del Adelantado. En la misma se prescriben las razones del Cabildo secular para finalmente “asentar” la “cibdad de Santiago” en “el dicho valle de Almolonga”. En última instancia don Jorge se limitó a confirmar el parecer y entender de los demás miembros del Cabildo respecto al paraje escogido. Cabe mencionar que en prácticamente todas las actas y registros documentales donde los Alvarado tenían un papel protagónico, el consenso general sobre la toma de decisiones quedaba plasmada de acuerdo a la tradición de los fueros hispánicos, donde los vecinos tenían derecho externalizar sus inquietudes y dar sus pareceres ante todo acto que afectara la nueva comunidad.

 

Aspectos teóricos

 

Como se dijo anteriormente, la primera definición conlleva el acto jurídico del levantamiento de acta fundacional, donde se registran los datos y cronologías más relevantes de la organización territorial como seria las motivaciones de los soldados vueltos colonos, fechas iniciales de establecimiento, así como la nómina primigenia de vecinos. En este último caso, cobra relevancia su constitución debido a que son los precisamente los vecinos quienes determinan quienes gozaran de los primeros nombramientos de autoridad en el Cabildo o Ayuntamiento[12]. No obstante, tanto el ceremonial como el registro notarial de la fundación no se traduce en el subsecuente diseño de calles y distribución de tierras que, en caso del Libro Viejo, se registran algunos años después[13].Detrás de la narración de los hechos acontecidos, existe una necesidad por dar a entender la lógica detrás de la acción de los conquistadores dado que ninguno de sus actos estuvo sujeto a corazonadas sino a objetivos precisos. Por ejemplo, el recordado historiador y exdirector del IDAEH, Francis Polo Sifontes apunta que para entender la importancia del fenómeno de las poblacionales indianas hay que saber distinguir entre los conceptos de “fundación”, “traza”, “asiento” y “traslado”, según el contexto requerido.

Al respecto de lo siguiente ―o sea la traza― la razón de su existencia radicaba en los trabajos efectuados tras la escogencia del sitio adecuado que, para su configuración futura se traducía en calles.  A su vez, las vías generaban las manzanas ―o islas― que finalmente se dividan en solares ―o lotes― para adjudicar a los vecinos. Con estas características se planteaba tanto en abstracto como en lo concreto una nueva población que aspira a crecer y situarse en mapa de la cristiandad indiana bajo la Corona castellana.

Aun con la concreción física de la misma, su calidad de ciudad estaba sujeta a los vaivenes de la vida general de su vecindario. Es aquí donde el traslado del asiento cobra relevancia, puesto que la noción de ciudad original ya existe en la consciencia de sus moradores; pero su legitimidad está sujeta a la subsistencia del Cabildo y el derecho consuetudinario que le otorga su razón de ser. Una ciudad como la “del Señor Santiago” tuvo varios asentamientos temporales y permanentes más, como entidad política, requirió de un solo acto fundacional. De lo contrario tendría que hablarse de otra ciudad fundada. En este sentido, Polo Sifontes concuerda con la opinión de Ordóñez Jonama sobre la personería jurídica de la ciudad capital.

El papel clave que la idea de civilidad ―tal y como lo entendiera el hombre del Renacimiento― cumplía en la conquista del Nuevo Mundo radicó precisamente en la necesidad de trasplantar hasta donde fuera posible tanto la realidad urbana de la península como el ideal erudito por alcanzar[14]. Como fin en sí misma, la urbanización es fundamental dado que cumple con múltiples funciones, tales como servir de bases de aprovisionamiento (tanto civil como militar) como factorías comerciales de intercambio, así como cabezas de puente para penetraciones más profundas en los territorios.

En este orden también fungen como eslabones de una amplia cadena de fundaciones que conectan los nuevos territorios con la metrópoli peninsular, centros administrativos locales y regionales, elementos de sometimiento y fijación de la población indígena, polos de concentración de actividades de toda índole, focos de control de la propiedad de suelo y núcleos difusores de una nueva forma de vivir traída del otro lado del Atlántico[15].

 

Referencias

 

Álvarez Arévalo, M. & Álvarez Arévalo, R., 1999. Crónica y Pintura. Centro Histórico de la Nueva Guatemala de la Asunción. ciudad de Guatemala(Guatemala): Centro Editorial Vile.

Bancroft, H. H., 1882. The Works of Hubert Howe Bancroft. History of Central America. Vol. I. (1501-1530). San Francisco(California): A. L. Bancroft & Company, Publishers.

de Alvarado , P., 1913. Documentos antiguos. Copia de dos cartas de don Pedro de Alvarado dirigidas á Hernando Cortes. 11 de Abril y 28 de Julio de 1524. ciudad de Guatemala(Guatemala): Tipografía Arenales hijos..

de Remesal, F. A., 1619. Historia De la Prouincia(sic) de S. VICENTE De Chyapa y Guatemala De la Orden de nro. Glorioso PADRE SANTO DOMINGO. Madrid (Reino de Castilla): s.n..

de Terán, F., 1989. La Ciudad Hispanoamericana. El Sueño de un Orden. s.n.: Urbanismo, Centro de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo. Ministerio de Obras Públicas.

Fuentes y Guzmán, F. A., 1932. Recordación Florida. Discurso Historial y Demostración Natural, Material, Militar y Política del Reyno de Guatemala. T. I. ciudad de Guatemala(Guatemala): Tipografía Nacional (Sociedad de Geografía e Historia).

Juarros, D., 1936. Compendio de la historia de la ciudad de Guatemala. 3ª ed. ciudad de Guatemala(Guatemala): Tipografía Nacional de Guatemala.

Orbaugh , W., 2004. Teoría renacentista e influencias en el trazo, concepción y realización de La Antigua. Santiago de los Caballeros. Una Ciudad Ideal. Cultura de Guatemala, mayo-septiembre, 25(2), pp. 171-179.

Pérez Valenzuela, P., 1964. La Nueva Guatemala de la Asunción. Terremoto de Santa Marta. Fundación en el llano de la Virgen. 2ª ed. ciudad de Guatemala: Centro Editorial “José de Pineda Ibarra”.

Polo Sifontes, F. R., 1993. Historia de Guatemala. 3ª. ed. ciudad de Guatemala(Guatemala): Centro Nacional de Libros de Texto y Material Didáctico “José de Pineda Ibarra” ― Ministerio de Educación.

Sáenz de Stª. María, S.J., C., Deola de Girón, M. d. C. & de Arévalo, R., 1991. Libro primero de actas del Cabildo de la ciudad de Santiago de Guatemala (1524-1530). ciudad de   Guatemala(Guatemala): Serviprensa Centroamericana.

[1] (Juarros, 1936, p. 65) y (Pérez Valenzuela, 1964, pp. 218-234).

[2] Error conceptual que incluso repite la Wikipedia en sus versiones más importantes. Curiosamente la rusa sí menciona el año 1524 sin ofrecer mayores referencias.

[3] Véase en (Pérez Valenzuela, 1964, pp. 81-105).                                        

[4] Tanto en la edición de Jose Antonio Villacorta, prologada por Jorge García-Granados en 1934 (por parte de la Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala) como la presentada por Carmelo Sáenz de Santa María, S.J., María del Carmen Deola de Girón y Rafael de Arévalo en 1991, siempre de la misma organización cultural ya convertida en Asociación. (N. del A.)

[5] Esta documentación epistolar ha sido reeditada y comentada por muchos autores, con distintas perspectivas y durante al menos un siglo. La fuente de consulta del presente artículo pertenece a la edición de A. D. Kurtz de 1913.  

[6] Se refiere a la corte de los reyes cakchiqueles. La fortaleza de Iximché según las descripciones del lienzo de Tlaxcala.

[7] Véase en (Sáenz de Stª. María, S.J., et al., 1991, pp. 7-9)

[8] Al parecer Bancroft sigue esta línea expositiva según lo referido en la “Recordación…” Véase (Fuentes y Guzmán, 1932, p. 39).

[9][9] Los equivalentes contemporáneos de los reemplazos a Alvarado serian dos compañías de infantería. Vease en (Bancroft, 1882, pp. 678-681).

[10] Vease (Álvarez Arévalo & Álvarez Arévalo, 1999, pp. 7-9).

[11] Dicha fiesta tuvo gran relevancia para los vecinos y habitantes santiaguenses durante siglos hasta bien entrado el periodo republicano.

[12] Véase (Polo Sifontes, 1993, pp. 153-154).

[13] Véase (Sáenz de Stª. María, S.J., et al., 1991, p. xxi).

[14] Vease (Orbaugh , 2004, pp. 171-179)

[15] Vease tambien (de Terán, 1989, p. 51)