Sobre el existencialismo

Por Mauricio Garita

Por Mauricio Garita

El existencialismo, sin ser redundante, se basa en la existencia del individuo. Descartes tenía claro cuando hablaba del existencialismo al mencionar en su lógica que primero se piensa y luego se existe. Jean Paul Sartre mencionaba que el hombre no es otra cosa que lo que el decide hacerse. Entonces el existencialismo nos deja una pregunta, ¿cómo me hago?

El cómo me hago se refiere al accionar del hombre desde su pensamiento, desde su perspectiva y sobretodo, desde su bagaje psicológico. Es el hombre que bajo su propia voluntad decide actuar conforme a sus creencias y sus morales. Es aquí donde la libertad en el hombre y para el hombre se convierte en indispensable para su accionar. Para poder existir tengo que actuar y para poder actuar tengo que ser libre de actuar.

Entonces, el poder actuar con libertad conlleva una acción individual y una acción colectiva. La acción individual se basa en la escogencia de mi propia acción. Yo soy libre de escoger y por ello escojo lo que a mi me convenga. Por ello el existencialismo propone una complicación al momento de tomar una decisión: ¿qué sucede en mi sociedad? Bajo esta pregunta desprendemos la responsabilidad que tiene el hombre de sus acciones. Esta responsabilidad se basa en las consecuencias tanto al corto plazo como al largo plazo de su toma de decisión individualista. Responsabilidad, lo explica mejor Sartre, es la conciencia de que al momento de elegirme yo también elijo a todos los hombres puesto que estos hombres estarán influenciados por mi propio accionar.

Bajo el concepto de la responsabilidad del hombre es que, de acuerdo a Sartre, nace la angustia. La angustia de tener una opción libre de elegir. Fromm mencionaba que la libertad de elegir era uno de los mayores retos del hombre puesto que habían quienes cedían su libertad de elegir para que fueran dominados, sometidos o guiados. Renunciar a la libertad parecería una locura para el existencialista pero solo puede ser entendida a través de la angustia. ¿Acaso no renunciamos a nuestras ideas por la estabilidad?, ¿Acaso procuramos hablar con sencillez para no afectar al prójimo?, ¿Es entonces la responsabilidad una elección en la cual cedemos?

Esta angustia tan palpable en los líderes, en los jefes, en los que toman decisiones se basa en que al momento de tener la posibilidad de elegir significa que tenemos diferentes opciones. Para elegir debo por antonomasia tener dos opciones al menos.

El hombre, decía Sartre, esta condenado a ser libre. No creo que sea una condena sino una adhesión de la propia existencia. La propia responsabilidad del ser humano conlleva un accionar prudente basado en la moral. El problema es que, como menciona Nietzsche, la moral se basa en la elección de la persona. Esta interpretación, probablemente podría ser interpretada como anárquica, ya que la elaboración de la propia moralidad debería provenir de valores establecidos. Esta diferencia importante entre la visión atea de la moral y la visión espiritual crea una divergencia en la interpretación del hombre. La visión espiritual cuenta con un compás, con una brújula, que guía al navegante a través de esta vida. Entonces puede tomar una decisión libremente basado en su moral. Podría también interpretarse que esta creencia moral es coercitiva para el hombre pero de nuevo el concepto de la libertad sin cohesión podría llevar a que la libertad sea anárquica. Por ello Kant, desde una visión contraria, establecía que el compás moral debería estar basado en el trato del ser humano. En el trato del hombre como un fin y no como un medio. Por fin conlleva a pensar que tiene un propósito y un objetivo.

El ateísmo, con una visión distinta, conserva la discusión de la moral sobre la invención. Como había mencionado Nietzsche, la moral se basa en la elección del hombre y este decide, o mejor dicho, inventa lo que es mejor para él. En ese sentido la propuesta del ateísmo, como diría Sartre, es que la esperanza no es necesaria para obrar.

Por ello, si para elegir debemos ser libres y responsables conociendo que nuestra propia existencia conlleva a otros seres humanos y que el ceder nuestra propia libertad sería, en términos existencialistas, una cobardía, entonces los hombres existimos para elegir. Es solo a través de la elección que somos capaces de construirnos y dentro de la elección nos reflejamos ya que lo que somos es una acumulación de impulsos, de valores, de sentidos éticos y sociales que conlleva un sentido, cualquiera que sea, de responsabilidad. Es por ello que el existencialismo aporta para la vida con un propósito muy claro, ya que identifica que nuestra propia libertad nos obliga a construir y por ello no podemos ser cobardes y ceder, sino valientes para crear e innovar. Porque al final, sin importar la decisión, la responsabilidad recaerá en nuestra propia existencia.

Por ello, al momento de existir, preguntémonos como nuestra propia existencia puede ser elaborada desde nuestro diálogo interno con el propósito de crearnos y de modificarnos. Esto nos lleva a que nunca seremos lo que fuimos porque estamos en constante cambio y porque al final, nuestra propia libertad nos llevara a elegir de diferente manera conforme al tiempo.

3 thoughts on “Sobre el existencialismo

  1. Filosofía de la calle Nº8. El problema de la libertad
    https://www.youtube.com/watch?v=cpODfAqCp9Q&feature=youtu.be

    “Filosofía de la calle”, espacio radial del Programa de Filosofía de la Universidad del Quindío, en la UFM STÉREO 102.1 fm Todos los miércoles 8:30am. “Filosofía de la calle”, el espacio donde todos tenemos algo que decir, porque la filosofía es de todos. También pueden escucharnos en línea aquí: http://laufmuq.com/

  2. En términos de elección de pareja o de vida en pareja, parece ser que la angustía no acaba y que es parte del proceso de estar viv@s. Sin duda que las personas que atendemos en terapia de pareja se plantean constantemente si reafirman su lección y compromiso o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *