¿Qué criterios debe cumplir un posgrado?

Hoy les compartimos este video tomado de la Fanpage en Facebook del programa Con Criterio que en Radio Infinita 100 conducen Pedro Trujillo, Claudia Méndez Arriaza y Juan Luis Font correspondiente al programa de ayer 5 de diciembre de 2017. 

En él, a partir del minuto 1:52, estoy siendo entrevistado sobre los criterios que un buen posgrado debe tener. Les invito a todos a verlo.

¿Qué posgrado puedo estudiar? ¿Cómo elegir un posgrado?

De todos modos desgloso mis ideas sobre esta cuestión en esta entrada igualmente. 

Los títulos universitarios de posgrado

Lo primero que debemos tener en cuenta es saber qué tipo de título nos ofrece la institución en la que queremos estudiar y si dicho título está acorde con nuestros objetivos personales y profesionales, nuestras aspiraciones y capacidades, posibilidades y esfuerzos.

Por regla general, los títulos universitarios se definen de este modo:

Una maestría es un tipo de título académico que se obtiene tras un grado universitario o licenciatura; también conocida como máster o magíster o M.A. o M.Sc. (Magister Artium Magister Scientiae).
 
Se accede gereneralmente desde la obtención de grado, licenciatura, B.A. o B.Sc. o equivalente (arquitectura, ingeniería, etc.). Por eso se considera posgrado, como los diplomas de especialización y los doctorados, también títulos de posgrado.
 
Tiene por regla general, al menos en el Espacio Europeo de Educación Superior y mayoría de países desarrollados,  una duración mínima de 600 horas lectivas o docentes, lo que equivale a unas 1,500 o 1,800 horas de trabajos del alumno si se suman clases y prácticas. 
 
Suele tener como requisito de graduación, una tesina o equivalente (tesis de maestría, trabajo fin de máster, magíster o maestría). Una tesina es un trabajo de investigación original de una extensión menor que la de una tesis doctoral. Unas 70-100 páginas de tesina, frente las 300 o más páginas de una tesis doctoral. Esto es así porque maestro es no solo el profesional que sabe su profesión, sino el que la sabe enseñarla porque demuestra suficiencia investigadora con su tesina o trabajo final equivalente.
 
Algunas universidades ofrecen títulos de posgradoespecialización o especialidad de posgrado, que es un título o diploma de posgrado de rango menor a la maestría, pues tiene menos carga docente y no tiene tesina. Acá en la Escuela de Posgrado de la UFM, nuestras maestrías (M.A. o M.Sc.) llevan 600 horas docentes y tesina, pero se pueden estudiar en formato resumido de 330 horas y sin tesina. El título que se obtiene con esta segunda opción es el de Posgrado en la especialidad, sin mención de maestría. El paso del programa reducido al completo se hace mediante equivalencias internas muy fácilmente en cualquier momento a petición del alumno.
 
La licenciatura o semejante da acceso al posgrado o especialización o a la maestría. Sólo la maestría da acceso al doctorado (al menos como se está planteando ahora en el Espacio Europeo de Educación Superior, antes la licenciatura sí daba acceso al doctorado directamente, aunque ahora ya no. Esto se está convirtiendo un estándar internacional).
 
De modo que tenemos, en orden de menos a mayor prelatura en la escala académica:
  • Licenciatura, grado, BA o BSc, ingeniería, etc. (Unas 2,400 horas lectivas al menos, 3, 4-5 años o más, aunque tienden a ser cada vez más cortas)
  • Posgrado, especialidad o especialización de posgrado (menos de 600 horas lectivas, sin tesina o trabajo final, en un año, generalmente) 
  • Maestría, Máster o Magíster, M.A., M.Sc. (600 o más horas lectivas, con tesina o trabajo final, en uno o dos años). Ese trabajo se evalúa por una comisión evaluadora, tribunal o terna de maestros o doctores en la especialidad. Es el título que da acceso al doctorado más tarde.
  • Doctorado (M.D. o Ph.D., o equivalente, según especialidad). Trabajo de investigación de 3 o 4 años con una tesis (dissertation) que se defiende ante un tribunal de 5 doctores, por regla general. Se accedía desde licenciatura en algunos casos, pero ahora cada vez más, se necesita o exige tener una maestría para acceder a estudios de doctorado.

Costos de un posgrado

De modo que una vez tenemos claro qué tipo de título queremos estudiar, podemos pasar a los costos. Es comprensible que todas las personas estén interesadas en saber cuánto cuestan, cuál es la inversión que van a tener que desembolsar. El precio es una cifra, que muchas veces tampoco nos dice gran cosa. Lo verdaderamente importante, más allá de los precios, la existencia de ayudas o becas, de facilidades de pago y financiación, es la relación calidad-precio. Deberíamos pensar, en función de nuestros ingresos y ahorros, dentro de lo que nos podemos permitir de gasto mensual, cuál es la mejor maestría que nos podemos permitir dentro de aquellos campos de nuestro interés, vocación o preferencia.

Los programas de estudio de la Escuela de Posgrado tienen una calidad que genera un precio competitivo a nivel internacional e internacional. Además apostamos por la flexibilidad y modularidad que dota al alumno de libertad de elegir el costo de sus estudios trimestre a trimestre. Explicamos en este enlace todo lo relativo a precios, cuotas, las facilidades de pago, pero con mucho gusto atendemos preguntas en el teléfono 2413 3303 o en el WhatsApp +502 5120 8916.

Luego es importante tener en cuenta los costos ocultos a la hora de elegir un posgrado. Con costos ocultos me refiero a:

  • Costo de oportunidad (qué estamos dejando de estudiar, que sí nos gustaba más, por elegir aquello que elegimos por cualquier otra razón). Los recursos son limitados, el arte largo y la vida corta, como decían los clásicos. Pensemos bien qué dejamos de lado cuando tomamos una decisión.
  • Tiempo: no solo pagamos el posgrado con dinero, también lo pagamos con tiempo. Tiempo que dejamos de dedicar a la pareja, a la familia, a los amigos, al ocio, a otros proyectos profesionales, pues los estudios de posgrado son muy exigentes. Y no siempre los programas más cortos son mejores en este sentido. Los más cortos serán más rígidos y exigentes. Un año puede ser mucho más estresante que dos o más años. En la Escuela de Posgrado de la UFM damos libertad al alumno para que termine su posgrado en 1.5, 2, 3 o más años, a su ritmo, en función de su presupuesto y de sus demandas vitales. El costo en tiempo puede ser todo lo bajo posible: solo un curso al trimestre. Pensemos que, según el Espacio Europeo de Educación superior, 10 horas lectivas o de clase realmente compromete esas horas de asistencia más 15 horas de trabajos fuera del aula (estudio, investigaciones, preparaciones de presentaciones y casos, etc.). Sin contar los desplazamientos.
  • Desplazamientos y parqueo. Esto varía según las ciudades, claro, pero en Ciudad de Guatemala, por ejemplo, a nadie que viva acá se le escapa que tener que desplazarse, en hora pico, tras la jornada laboral, con lo que eso implica de compra y mantenimiento de vehículo, combustible, y pagar parqueo, es un costo oculto de las maestrías o posgrados. Para solucionar este inconveniente, todos nuestros programas se ofrecen en línea. Algunos también de modo presencial y en línea (blended learning). Con una sencilla aplicación telefónica, uno puede estar atrapado en el tráfico, pero no perderse el comienzo de la clase gracias a esta modalidad. O mejor, tomar la clase cómodamente desde la conexión a internet de la oficina o de casa. 
  • Rigidez del diseño instruccional. Los programas que tienen un diseño rígido impiden que el alumno cumpla a tiempo con su obligación de cerrar pénsum si pierde un curso. Nuestro diseño flexible, modular, sin casi ningún prerrequisito, según las diferentes temáticas, hace que el alumno pueda tomar y dejar los estudios, decidir su mayor o menor carga de cursos en el trimestre, en función de su demanda y disponibilidad de recursos y tiempo para estudiar. Todos los cursos ganados están para siempre en su expediente y no se pierden. Cuando se completa, se cierra pénsum y solo queda la tesina. La investigación está diseñada para que deba acabarse en 6 meses, pero no hay problemas si el alumno necesita extender este tiempo por cualquier razón.

Calidad universitaria

Otra cuestión, no menor, es considerar la calidad y confiabilidad de la Universidad. Su historia, los alumnos que se gradúan de ahí qué desempeño profesional tienen luego. Veamos la ubicación y calidad de las instalaciones, su diseño arquitectónico y equipación de las aulas, el tipo de mobiliario que tienen, la tecnología que tienen disponible, el diseño de sus webs, publicidad, redes sociales, su plataformas de docencia en línea, la conexión a internet si es abierta o no, los servicios bibliotecarios y de documentación, cuán completos sean -los vamos a necesitar en nuestros trabajos y tesina-. También si la universidad tiene convenios con instituciones extranjeras o posibilidades de prácticas en el extranjero es un buen punto a favor del programa elegido. La UFM acaba de abrir campus en Panamá y va a abrir uno próximamente en Madrid. Es la primera universidad latinoamericana que abre un campus propio en la capital de España.

Hay a disposición de quien quiera consultarlos, muchos rankings o clasificaciones evaluadoras que miden la calidad universitaria. Pero debemos tener en cuenta que solo son un indicador, que da unas cifras de clasificación en función de una serie de parámetros que son relativos. Si se mide, por ejemplo, el número de patentes o de publicaciones científicas que salen de la universidad, y es complicado que una universidad que tiene un enfoque más centrado en la docencia de calidad, en lo humanístico o de ciencias sociales, tenga el mismo número de patentes y publicaciones que una universidad de perfil más científico-técnico, centrado en la investigación. Por otro lado, las publicaciones de humanidades y ciencias sociales son más difíciles de contabilizar que las de tipo científico técnico, etc. Y no sería la primera vez que nos encontramos con excelentes investigadores que son pésimos catedráticos. Revisemos, por tanto, la formación, experiencia y calidad de los docentes que imparten los cursos del programa que elegimos

En la Escuela de Posgrado buscamos mantener un equilibrio entre la docencia avanzada en términos didácticos (menos clases magistrales y más clases de diálogo socrático, exposición de trabajos, estudios de casos, etc.) y las materias de investigación. Todos nuestros alumnos cursan obligatoriamente, si han de redactar una tesina los siguientes cursos metodológicos y propedéuticos que enseñan a investigar:

  • Introducción a la Metodología de la Investigación (2 UMA, trimestre I). El propósito principal del curso es ofrecer a los estudiantes una visión teórica y práctica del proceso de investigación, de tal modo que puedan diseñar y realizar trabajos de investigación que proporcionen conocimientos académicamente valiosos.

  • TIC aplicadas a la investigación (2 UMA, trimestre II): El curso ofrece una revisión del nuevo campo de las Humanidades y Ciencias Sociales Digitales y el uso de herramientas informáticas aplicadas a la investigación de ciencias sociales y humanidades.

  • Argumentación académica. (2 UMA, trimestre III). Curso obligatorio metodológico para todos los programas, con la finalidad de que el alumno complete su suficiencia investigadora. Técnicas de argumentación y expresión conforme a formatos académicos para los trabajos de investigación.

Pénsum o programa de estudios, diseño de la malla curricular

Ya hemos hechos referencia de pasada a algunos aspectos del pénsum o programa de estudios, pero no está de más que podamos dar una revisión a aspecto importantes de la malla curricular del programa elegido:

  • Metodologías docentes empleadas. ¿Abusan de la exposición magistral? ¿Tiene un carácter más práctico o aplicado? ¿Hay clases de diálogo socrático, exposiciones de trabajos de alumnos, estudios de casos? ¿Hay visitas a museos, lugares históricos, industrias o empresas fuera de las aulas? ¿Tienen profesores invitados o ponentes de fuera? ¿Hay algún tipo de servicio de extensión universitaria -conferencias, charlas, jornadas, presentaciones, diálogos?
  • Investigación. Ya hemos visto este tema, pero deberíamos chequear si nuestro programa elegido tiene aplicación profesional o también académica e investigativa. Si hay materias propedéuticas para aprender a investigar, si la biblioteca provee de acceso a journals y otras fuentes electrónicas restringidas o de pago a información científica. También si dispone de las instalaciones adecuadas para desarrollar ese tipo de investigación, si tiene el equipamiento tecnológico necesario, si hay grupos de investigación organizados a los que eventualmente el alumno pueda integrarse durante y después de su posgrado.
  • Temática de la malla curricular. ¿Es innovadora? ¿Se quedará obsoleta pronto? ¿Se ajusta a lo que necesito y a mis habilidades y capacidades? ¿Es flexible y modular o rígida, con calendarios inamovibles y prerrequisitos? ¿Se ofrece en línea, presencial, mixta (blended learning)? ¿Qué plataformas digitales usan para las aulas virtuales y el campus virtual?
  • Modularidad o flexibilidad del pénsum. Cuestión que hemos abordado más arriba al tratar de los costos ocultos.
  • Diseño instruccional. ¿Qué grado de libertad tengo como alumno a la hora de elegir parte del pénsum? ¿Puedo diseñar cursos o elegir temáticas que más me interesen? ¿O son materias que me vienen dadas obligatoriamente? Nuestros alumnos de la Escuela de Posgrado tienen unos pocos cursos obligatorios de economía política y metodológicos propedeúticos si tienen tesina. Luego, en función de las carreras, los cursos troncales, son más o menos fijos. Siempre tienen 8 Unidades de Mérito Académico (de las 40 en total) para elegir libremente los cursos que más le interesen fuera de los obligatorios y troncales de su pénsum. En algunas maestrías, como la de filosofía y la de estudios hispánicos, también parcialmente en las de historia e historia del arte, el pénsum es abierto: cualquier materia que entre dentro de filosofía, por ejemplo, que se haya ofrecido como curso libre en la Escuela de Posgrada es válida para el pénsum. Esta oferta es variada y diferente todos los trimestres. Y estamos abiertos a sugerencias de temas, autores, escuelas. En función del profesor, también al diseño del curso.

Otras cuestiones importantes: 

  • Pruebas de acceso. ¿Requieren algún tipo de examen o proceso de admisión? ¿En qué consiste? ¿Debo superar alguna prueba o tener algún prerrequisito? ¿Necesito saber otros idiomas? ¿Debo acreditar este conocimiento, como con algún tipo de examen de nivel de inglés tipo TOFL, Cambridge, Oxford, etc.?
  • Perfil de egreso de los estudiantes. ¿Para qué salen preparados los alumnos que acaban su posgrado? ¿En qué trabajan? ¿Tienen prácticas en empresas asociadas al máster? ¿Qué empleabilidad tiene estos estudios? ¿Qué salidas profesionales tiene?
  • Perfil de los compañeros de estudio. ¿Es un perfil junior, de recién licenciados, o más de profesionales jóvenes, o profesionales senior? ¿Es mixto? ¿Es internacional? ¿En qué sectores trabajan? ¿Qué tipo de networking se consigue en las aulas?
  • Valor agregado. ¿Este programa aporta un valor agregado a mi CV, o experiencia y formación? ¿Quizás el posgrado no es la oportunidad de poder redirigir mi carrera a aquello que más me gusta, en lo que mejor me desempeño, en el campo donde ambiciono prosperar o medrar?

En resumen, últimas consideraciones

Tomar la decisión de qué estudiar, dónde y cuándo depende mucho de cada persona y sus circunstancias personales. La formación continua y la formación profesional complementaria ha pasado de ser un lujo a ser casi una exigencia en el competitivo mundo laboral de hoy día.

Pero mi consejo sería, independientemente de cuánto valoremos también las cuestiones prácticas que hemos revisado en esta somera lista, que sigas tus sueños. Estudia lo que te gusta, donde te guste hacerlo. Uno solo llega a ser verdaderamente excelente en un campo cuando trabaja tan satisfecho que podría estar todo el día haciendo eso mismo. La excelencia y la productividad llega con ese amor por el trabajo, por el conocimiento y por el estudio. Y  este amor solo llega cuando uno sigue verdaderamente su vocación, su realización personal

¿Cuáles son tus retos académicos para 2018?

Nos encantará saber tus ideas en comentarios y si te gustó esta entrada o si tienes ideas contrapuestas o complementarias. No dejes de dejarnos tu opinión más abajo, por favor.

Si necesitas más información sobre nuestros programas de estudio, no dejes de contactarnos o llamarnos al +502 2413 3303. También en el correo posgrado@ufm.edu o el WhatsApp +502 5120 8916 respondemos a tus dudas.

Te dejo también la oferta de cursos para el primer trimestre de 2018, donde también tienes enlaces a todas nuestras carreras:

Cursos del primer trimestre 2018

Espero que te haya sido útil esta entrada. Si la has recibido por correo es porque en algún momento recibimos el permiso para mandarte esta información. Siempre puedes suscribirte o desuscribirte de este blog con tu correo en este sencillo formulario. Gracias por leernos y compartir:


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *