“La Exposición Centroamericana de 1897″ Fotos de ponencia

María Lorena Castellanos en un momento de su ponencia sobre la Exposición Centroamericana de 1897

María Lorena Castellanos en un momento de su ponencia sobre la Exposición Centroamericana de 1897

Álbum de fotos de Edvin Adrián Q. Alcor sobre la ponencia de nuestra catedrática de la maestría en historia y doctoranda en historia María Lorena Castellanos.
 

La conferencia fue dedicada a la “Exposición Centroamericana de 1897” y fue presentada en el V encuentro sobre patrimonio industrial de ‪Guatemala‬, organizado por Arqueólogos Industriales de Guatemala (ARQUINDUGUA).
 

El antecedente directo de las exposiciones universales fueron las exposiciones nacionales iniciadas tanto en Inglaterra como en Francia. En ellas se buscaba mostrar los avances en la producción industrial de los diferentes países. Luego siguieron las exposiciones universales, la primera de las cuales se llevó a cabo en el Palacio de Cristal en Londres en 1851. Estas se enfocaron en dar a conocer los avances en el comercio, tecnología e industria. También se presentaban elementos representativos de la cultura, la fauna, la flora y las actividades agropecuarias de los distintos países. A partir de la exposición de París de 1855 se incluyeron las Bellas Artes. Cada uno quería mostrar al mundo el nivel de progreso alcanzado, pues los principales países europeos y Estados Unidos estaban desarrollando a toda velocidad sus industrias y su infraestructura. Era la época de los grandes inventos, de la ampliación del comercio internacional y, por ende, de las rutas comerciales como el Canal de Suez, el proyectado paso interoceánico por Nicaragua y el ferrocarril transoceánico de Panamá, los que abrían nuevos horizontes al intercambio de todas las naciones del mundo.

En Guatemala, Justo Rufino Barrios inició estas actividades en 1882 con una exposición nacional. En el considerando del decreto de fecha 28 de febrero de 1880 se indicó que “las exposiciones constituyen uno de los medios más eficaces que los gobiernos pueden hacer uso para impulsar la agricultura, la industria y las artes de un pueblo, dando con la publicidad, la más valiosa de las recompensas a que se pueden aspirar el talento y el trabajo, avivando el estímulo de las clases productoras y revelando los progresos de toda índole que se hayan efectuado en el país…” Siguiendo esa línea de pensamiento, Guatemala participó en las exposiciones universales de París de 1878 y 1889, durante los gobiernos de Justo Rufino Barrios y de Manuel Lisandro Barillas, respectivamente, y en la de Chicago de 1893, siendo José María Reina Barrios el presidente.

Hay que indicar que en 1896 se celebraron los 75 años de la independencia de Centroamérica, por lo que el Boletín de la Exposición indicó:

“La Exposición de Guatemala lleva con justo título el calificativo de Centro-Americana, porque es hecha por la unión y el acuerdo de las cinco Repúblicas Centro Americanas que han cooperado á su organización bajo la dirección del General Presidente Reina Barrios”.

Por otro lado, después de los conflictos y desacuerdos políticos que Guatemala había tenido otros países centroamericanos, este evento era una forma de renovar y fortalecer los lazos comerciales entre estas naciones, ya que era una época de paz entre Guatemala y el resto de la región. En este marco, Guatemala organizó esta exposición como una oportunidad para que vinieran comerciantes e industriales de las grandes potencias y conocieran, de primera mano, los productos que la región podía ofrecer, ya que todos los países centroamericanos estaban interesados en ampliar sus mercados comerciales y querían vender sus productos en países como Inglaterra, Francia, Bélgica, Alemania y Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *