El aporte intelectual de un jefe político en Guatemala.

 

roberto-dardon

Por: J. Roberto Dardón L.

Estudiante tesinando de la 

M.A. en Historia por la

UFM Escuela de Posgrado

 

Días atrás, leíamos el interesante libro del respetable profesional e intelectual Ramiro Ordóñez Jonama (1945) titulado Un sueño de primavera. Con su fina prosa, corregía tremendos errores de interpretación histórica a ciertos personajes de la intelectualidad y academia guatemalteca, manifestados en sendos artículos sobre la revolución de 1944, publicados entre 1993 y 1994. Entre los nombres que surgieron para increpar la ignorancia ajena, se mencionó a uno de los intelectuales más prolíficos, pero quizás menos reseñados en la historiografía de principios del siglo XX.

1.- Monumento del Ejército, conmemorando la conclusión del Ferrocarril Interoceánico, en el Boulevard «30 de Junio»—en lo que hoy constituye el inicio Norte de la Avenida de la Reforma—.Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 31)

1.- Monumento del Ejército, conmemorando la conclusión del Ferrocarril Interoceánico, en el Boulevard «30 de Junio»—en lo que hoy constituye el inicio Norte de la Avenida de la Reforma—.Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 31)

José Antonio Villacorta Calderón (1877-1964) fue un intelectual de origen quezalteco, abogado de profesión y como buen polímata, cultivó otras disciplinas de manera empírica. Entre 1915 y 1960 produjo varias obras, la mayor parte publicadas en la Tipografía Nacional, editorial de propiedad estatal, así como la recién fundada Sociedad de Geografía e Historia. Este esfuerzo permitió al público guatemalteco contar con una novedosa producción historiográfica, apoyada principalmente en documentación de archivo. A su vez, Villacorta fungió en distintos puestos administrativos a lo largo de su carrera política, aprovechando así su posición de funcionario público de alto nivel y agenciándose de material inédito. Este hecho, que contribuyó sustancialmente con el desarrollo y fomento de la investigación histórica en nuestra patria; se manifestó con su Monografía del Departamento de Guatemala, publicada en 1926, durante el régimen del general José María Orellana Pinto (1872-1926). Este tratado es quizás uno de los proyectos más ambiciosos, amplios y mejor documentados en su género.

2. Calzada y puente de la Penitenciaría, prolongación de la 7.ª Avenida Sur—.Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 41)

Su interesante descripción muestra detalladamente una gran variedad de contenidos de índole social, cultural y política, muy en la línea de los cronistas coloniales; quienes abordaban diversos campos del saber humanístico y científico. Como un retrato de su época, esta monografía abordó amplios campos como la geografía, climatología, hidrológica, botánica, zoología, geología, ingeniería, historia, antropología, etnología, arqueología, sociología, pedagogía, música, arquitectura, urbanismo, ordenamiento jurídico, político y administrativo del departamento; disciplinas emanadas de la acción humana con el solo fin de lograr el progreso cultural guatemalteco.

3.- División Administrativa del departamento de Guatemala en 1926. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 6)

3.- División Administrativa del departamento de Guatemala en 1926. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 6)

De esta forma, la recopilación hecha con estudios in situ y registros de archivística, ofrece una «fotografía», precisa y objetiva sobre lo sucedido en el distrito más importante de la República a mediados de la década del veinte. Por aquel entonces, su división administrativa, aun incluía gran parte del actual departamento de El Progreso y ciertas regiones de Baja Verapaz. También se alude al curioso caso del departamento de Amatitlán, conformado por los municipios de San Miguel Petapa, Villa Nueva, Amatitlán y Palín, mismo que fuera suprimido en 1935. Este estudio puede considerarse como la actualización —sobre un caso específico— del trabajo hecho por Domingo Juarros (1753-1821); publicado en su Compendio de la Historia de la ciudad de Guatemala (1808). Dicha crónica fue de hecho, una recopilación que contenía referencias de todo tipo sobre el Reino de Guatemala, que dada a la vastedad en datos ofrecidos, se dividió en dos tomos. Con una prosa diáfana y complementada con la nueva disciplina de la estadística, su rigurosidad permitió que la información se ampliara, facilitando así la interpretación científica que reflejaba el espíritu racionalista de la Ilustración. En lo único que Villacorta marcó diferencias, fue con la prolijidad en el material fotográfico y cartográfico.

4.-Añosos cipreses (Cupresus sempervivens) en la Avenida J.Rufino Barrio —hoy renombrada como Boulevard Liberación.—Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 65)

4.-Añosos cipreses (Cupresus sempervivens) en la Avenida J.Rufino Barrio —hoy renombrada como Boulevard Liberación.—Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 65)

Sin lugar a dudas, en su calidad de burócrata veterano, este erudito «chivo» contó con los recursos materiales y humanos que las distintas secretarías de gobierno podían ofrecer, puesto que la obra fue una disposición directa de la oficina presidencial. Pero la sed de conocimiento del autor y la calidad del producto terminado hablan por sí solas. Otra diferencia —más metodológica que de contenido—, fue la asiduidad en las citas referenciales al pie de página, que remiten al lector directamente hacia la fuente original. Sobre este punto, Juarros ofreció algunos extractos que reseñaban textos antiguos, muchos de los cuales se han perdido. La precisión con que describe los aspectos generales de su estudio, sustentada por con referencias antiguas y datos contemporáneos, puede considerar entonces a la Monografía del Departamento de Guatemala como uno de los últimos ejemplos genuinos de crónica hechos en Guatemala.

5.- Estatua del Dr. Lorenzo Montúfar, en el Boulevard «30 de Junio»——.Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 135)

5.- Estatua del Dr. Lorenzo Montúfar, en el Boulevard «30 de Junio»——.Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 135)

En nuestros días, sus páginas ponen en evidencia las drásticas transformaciones ocurridas en el departamento a lo largo de casi un siglo. En lo concerniente a las corporaciones ediles, Villacorta despliega sus enfoques personales, con los cuales se puede medir poder el progreso material de los municipios circundantes a la capital. Con los mismos, entonces, podemos indagar sobre hechos concretos de la evolución del área urbana, donde estos municipios pasaron, de ser paseos recreativos o propiedades con vocación agropecuaria, a convertirse en sectores residenciales e industriales plenamente integrados a la actual metrópoli. Incluso dentro del propio municipio guatemalense, varios cantones —las entidades jurisdiccionales previas a las zonas postales—, aún ostentaban el descampado panorama de lo rural.

5.- Estatua del Dr. Lorenzo Montúfar, en el Boulevard «30 de Junio»——.Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 135)

5.- Estatua del Dr. Lorenzo Montúfar, en el Boulevard «30 de Junio»——.Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 135)

Por último, el hecho mismo que una obra literaria de esta magnitud fuera creación del mismísimo Jefe Político del Departamento —cargo hoy conocido como gobernador departamental—, dan cuenta de la preparación académica y calidad profesional del escritor reseñado. No obstante, sin querer idealizar el período, las calidades personales en el servicio civil debían ser congruentes al puesto desempeñado; aunque en retrospectiva este patrón de erudición, se dio en muy raras ocasiones. Con semejantes prospectos de ilustración, no es de extrañar que los tributarios de aquellos lejanos días, apoyaran en gran medida las disposiciones gubernativas respecto al gasto público erogado en educación y sus respectivos recursos, puesto que la inversión en dicho trabajo realizado regresaba a las manos del ciudadano en forma de progreso intelectual.

6.- Jardín «La Concordia» en el que se erigieron bustos a José Batres Montúfar y a José Milla y Vidaurre. 6.ª Avenida Sur, entre 14.ª y 15.ª Calles —en la actualidad parque «Enrique Gómez Carrillo»—. Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 73)

6.- Jardín «La Concordia» en el que se erigieron bustos a José Batres Montúfar y a José Milla y Vidaurre. 6.ª Avenida Sur, entre 14.ª y 15.ª Calles —en la actualidad parque «Enrique Gómez Carrillo»—. Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 73)

 

7.-Templo de Minerva, al final de la Avenida «Simeón Cañas».—actualmente diamante de baseball «Enrique “Trapo” Torrebiarte»—.Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 151)

7.-Templo de Minerva, al final de la Avenida «Simeón Cañas».—actualmente diamante de baseball
«Enrique “Trapo” Torrebiarte»—.Ciudad de Guatemala. Fuente: (Villacorta C., 1926, p. 151)

Bibliografía

 

  1. Villacorta C., J. A. (1926). Monografía del departamento de Guatemala (única ed.). Ciudad de Guatemala, Guatemala, C.A.: Tipografía Nacional.

  2. Villacorta C., J. A. (1926). Monografía del departamento de Guatemala (única ed.). Ciudad de Guatemala, Guatemala, C.A.: Tipografía Nacional.

  3. Ordóñez Jonama, R. (2012). Un sueño de primavera (1ª ed.). Ciudad de Guatemala, Guatemala, C.A.: Artgrafic Internacional.

 

2 thoughts on “El aporte intelectual de un jefe político en Guatemala.

  1. Gracias por el aporte. Es de gran importancia conocer a aquellis que han dado aportes a la historiografía nacional y que no se nencionan. Excelente.

Los comentarios están cerrados.