Designación, significado y sentido de María Chula

Antes que nada quería dar las gracias a las miles de personas que visitaron y las decenas que comentaron nuestra entrada última que critica el supuesto racismo del nombre comercial de la sencilla tienda virtual en Facebook María Chula que ha sufrido el acoso inquisitorial de la Comisión Presidencial contra la Discriminación y el Racismo contra los Pueblos Indígena en Guatemala, CODISRA. 

Vea también nuestras conclusiones sobre la polémica en este enlace:

Algunas conclusiones sobre María Chula

La “conciliación” amenazadora de una denuncia en falso

El video deja a las claras que no hay caso y que la conciliación y la retirada de la denuncia es una pantomima autoritaria, posiblemente porque la denuncia no tuviera suficiente fundamento jurídico o técnico de peritaje sociolingüístico aparejado. En caso de que esto no sea cierto, me gustaría que, por favor, alguien nos pasara copia de la denuncia presentada ante el Ministerio Público y del “análisis del contexto del nombre de la tienda virtual” en Facebook “María Chula”. Es el análisis del que hace mención CODISRA en su comunicado de prensa. 

 

El tema ha suscitado un intenso debate en las redes, aunque, en realidad, confieso que he observado poco debate serio. Descalificaciones, caricaturas, memes, proclamas y eslóganes de unas posturas ideológicas y otras, algunos más que discursos, exabruptos, de odio de ladinos contra indígenas y de indígenas contra ladinos. Pero francamente, he encontrado poco debate serio y argumentado u opiniones fundamentadas.
Aquí podemos ver la caricatura de “Juzgue usted” en Twitter, que ha tenido también bastante difusión por la creatividad de su autor y por transmitir uno de los sentires más generalizados de la población guatemalteca.


Con la idea de lanzar algo de luz y argumentos escribí este post anterior, y algunos amigos me redirigieron a otro post en Facebook de Javier Martínez, a quien no tenía el gusto de conocer. La intención de estos amigos era que pudiéramos contrastar ideas, cada uno desde una postura diferente sobre el caso (la mía, que no observo racismo en el nombre comercial María Chula y la de él, que sí). Hay que reconocer que este post, y el que amablemente hizo contestando a mi entrada previa, son las dos justificaciones más articuladas a favor de la amenaza conciliadora de CODISRA:

Invito a leerlos detenidamente porque Javier es una persona culta, instruida en antropología y lingüística y que no da puntada sin hilo.

Contexto social no es lo mismo que situación comunicativa

Su primer artículo parte de la definción de Habitus social de Pierre Bourdieu, la dicotomía racismo / discriminación de la perita lingüista experta en racismo guatemalteco Marta Casaús, y una definición bastante genérica de semántica.

El término habitus de Bordieu sirve para describir muy bien cómo la cultura ayuda, e incluso causa, la reproducción de las diferencias sociales, sobre todo las diferencias de clase. En ese sentido la clase social es, antes que un estado de acumulación material relativa o una posición de dominio de recursos o poder, una cultura, que asegura mediante el marco cultural inconsciente, esto es, los hábitos socio-culturales, la perpetuación de esas diferencias de clase. Es un argumento en la línea del marxismo cultural, que desde la Escuela de Frankfurt viene intentando explicar la paradoja marxista de la aparición histórica del leninismo: la estructura no determina la superestructura, sino al revés, lo cultural conforma las relaciones de poder y el sistema de producción.

Sin embargo, todo esto viene dado para explicar que el contexto social guatemalteco ladino, es por defecto, un contexto social racista. Que el racismo, siguiendo a Casaús, estaría enraizado en una visión de mundo del ladino y que sería, no tanto su manifestación discriminatoria, sino su interpretación primera. Es decir, parafraseando el título de este blog, el racismo ladino tiene una lexis, que se manifiesta en una praxis discriminatoria.

La semántica, según Javier Martínez, sería “la disciplina que estudia el significado de las unidades lingüísticas y sus combinaciones”.

Mis objeciones serían:

  • Habitus es lo mismo que contexto sociocultural de clase y visión de mundo de clase. O algo muy parecido. Y en la disciplina lingüística de la pragmática y de la estilística es uno de los elementos que se tienen en cuenta y no es menor su importancia. Pero no es el único. Hay que saber diferenciar entre contexto lingüístico, contexto cultural, contexto social, contexto histórico, contexto personal de los hablantes o participantes en la comunicación y, además, de la situación comunicativa concreta. Remito a la obra de Eugenia Vucheva (2014) sobre estilística aplicada a la lingüística del hablar para estudiar los matices de estas diferencias. La bibliografía sobre pragmática que se ha escrito supera las dimensiones de esta nota, pero les remito al Google Scholar o Dialnet para informarse de lo último o más importante, al menos en lengua española.

    El contexto social guatemalteco puede registrar usos discriminatorios, racistas o no, de los términos maría y chula. Correcto.

    La incidencia de esos usos no está medida, que se sepa, con un estudio sociolingüístico que calibre su difusión y rasgos situacionales concretos. Si CODISRA o alguno de ustedes lo tuviera, les agredecería que me pasaran el texto.  

    De modo que: hay un contexto social que tiene enraizada una visión racista -lo cual es una generalización bastante injusta con el ladino mestizo, pero admitámosla como suposición general- y hay situaciones en las que maría y chula son palabras discriminatorias. Vale.

    ¿Alguien querría discriminar o denigrar a sus clientes que le compran sus productos? ¿Alguien querría denigrar su propio nombre o el de sus familiares queridos? María Andrea Flores, María Chula, no se estaba refiriendo a las mujeres mayas en genérico, sino a sí misma -su producto es un diseño de inspiración étnica para ladinas mayormente-. Se refería a sí misma o las mujeres que se pueden identificar con su visión de la moda, las ladinas que compran sus productos. Además chula está usado con una intención encomiástica: alguien que quiere vender no discrimina ni el producto, ni la fuente de su inspiración de sus diseños étnicos, ni a sus clientas. Clientas que no son su personal de servicio a las que una patrona esté chuleando. Y no vende trajes mayas, sino de inspiración maya. La cultura ladina es más mestiza que la indígena, es un hecho desde los primeros tiempos de la colonia, Guatemala es un país mestizo. Esto es, el contexto podría ser racista, pero la situación comunicativa de la tienda virtual María Chula, no lo es, no incita explícita o implícitamente a esta discriminación. La categoría de habitus de Bourdieu es una explicación reduccionista del contexto y la situación pragmática de la comunicación.

  • La dicotomía racismo / discriminación de Casaús, como dos fases de lo mismo, tampoco aplica al caso de María Chula. Todo racismo es una visión de mundo, que en efecto se puede concretar en un acto discriminativo posterior. Pero no toda discriminación es racista. El término maría puede tener un uso discriminador sexista, y el de chula, clasista, como ya dije en el post anterior. Pero no confundamos la velocidad con el tocino: una cosa es el machismo o el clasismo y otra es el racismo. Que se confunden en Guatemala. Vale, habrá ocasiones en que sí, no son mútuamente excluyentes, admito. Pero en la situación comunicativa de la marca María Chula no hay intención discriminadora de ningún tipo. En los análisis estilístico-lingüísticos la intención del hablante es fundamental. Le vuelvo a remitir al trabajo de Vucheva. No me importa que me llamen tonto, sino el tono con que me lo digan, ya saben. Y aquí nadie está despreciando a las mujeres, menos a las indígenas que son fuente de inspiración para la moda y nadie las está chuleando o haciendo de menos llamándolas “chulitas” o chulas con tono descalificativo. No hay visión racista en María Andrea Flores, vean el video arriba, ni hay acto racista en el nombre de su empresa: ni implícito, ni mucho menos explícito. Sus diseños de moda son una inspiración en la tradición del traje tradicional guatemalteco que lejos de discriminar, ensalza la belleza natural de sus colores y formas, que celebra la tradición mestiza de Guatemala. Es un orgullo para los guatemaltecos tener empresarias como María Flores y acciones como la de CODISRA solo dañan la autoestima, por otro lado ya bastante machucada por parte del Estado, de los ciudadanos guatemaltecos.  

  • Semántica: bien, es de primero de carrera diferenciar semántica de lingüística y dentro de ella, la lingüística de la oración o del código, de la lingüística del texto o el hablar, la pragmática y el análisis discursivo o estilístico lingüístico. Todo hablar o emisión comunicativa, enunciado, no se emite fuera de un contexto y situación. El fenómeno estilístico es un hecho de la designación, un hecho del significado y un hecho del sentido. Veamos el análisis estilístico de la marca comercial María Chula:
    • En el nombre de la tienda María Chula la designación usa medios expresivos cualitativos positivos:
      • María, por mujer guatemalteca en general, sea indígena o mestiza, con identidad nacional, es una metonimia que toma la parte por el todo, o un símbolo nacional como pueda ser la Marianne de la República Francesa;
      • Chula, lejos de ser un disfemismo marcado por una entonación y situación jerárquica, es un término encomiástico autoafirmativo de esa mujer con identidad nacional mestiza, como es Guatemala, un país diverso, variado y colorido. Una belleza que se observa en una actitud de identidad empoderada más que en un canon ajeno a la tradición local: de ahí estos diseños imaginativos, combinados en libertad, pero basados en los tradicionales indígenas
    • El análisis estilístico como fenómeno del significado en buena medida lo hice en el post anterior. A él me remito para la lexicografía y las etimologías, usos denotativos y connotativos más comunes en el mundo hispánico. La fonoestilística y grafoestilística, nos da un combinación de dos palabras llanas seguidas lo que nos ofrece una armonía de pie anfíbraco y troqueo según la combinación prosódica (u-u -u Mar-í-a Chú-la). El uso de la mayúscula en ambas palabras refuerza el sentido de intensificación encomiástica de ambas palabras: María es el nombre propio de esta mujer con identidad guatemalteca y el calificativo Chula su apellido: identidad + actitud desenfadada = belleza local. En cuanto a los recursos de nivel léxico, ya lo vimos en el post anterior y solo cabe añadir que chulo o chula es un adjetivo que aparece en los diccionarios de chapinismos, es decir, refuerza el sentido de identidad local. En cuento a la morfología y estilo: el uso de género muestra el ámbito femenino de la comunicación: diseños de mujeres para ropa de mujeres comprados por mujeres. El uso del femenino en ningún caso se usa con una valoración humillante o despectiva: María quiere vender sus camisas, no disuadir de su compra, todos entienden en buena lid que es así. El número singular se usa estilísticamente para generalizar o para expresar admiración (“¡Qué mano tiene ese pintor!” p. ej.). La mujer guatemalteca, indígena o ladina, por antonomasia es una María Chula: una mujer positiva con identidad propia y sin complejos, de ahí el uso del singular y no el plural: Marías Chulas no tiene el mismo efecto de admiración por lo categórico. Cabría pensar que hay dos tipos o más tipos de marías chulas en Guatemala. Pero no: la autora de la marca quiere marcar la unicidad y exclusividad de las mujeres que portan sus diseños. La marca es una designación nominal, un atributo, sin verbos. Esta mujer categórica, es intemporal o atemporal: une el pasado, el presente y el futuro: la María de Guatemala ha sido, es y será eterna en su atributo: la chulería o guapura de su actitud fresca y franca. Este es el sentido de esta sintaxis de oración nominal: exponer lo categórico de esta mujer excepcional que es la mujer guatemalteca, que siendo moderna, no reniega de su identidad y raíces culturales, sino que las ensalza y se acicala con ellas mediante esas camisas y complementos tan coloridos y favorecedores.
    • En cuanto al análisis del fenómeno estilístico como hecho del sentido, creo que he dicho bastante en el post anterior y en este. Sencillamente, la táctica discursiva  y la técnica no contiene ni ironía, ni menos aún sarcasmo. La actitud crítico-valorativa de la emisora del mensaje es explícita, directa, y no hay implicatura alguna con un contexto o situación discriminatorio: ni sexista, ni clasista, ni racista. La ropa de María Chula tiene precios populares, la puede comprar cualquier persona, la puede llevar cualquier persona, independientemente de su sexo u orientación, clase social o etnia. Obviamente está diseñada para cuerpos femeninos y no tanto masculinos, pero nada me impide como hombre extranjero en Guatemala, comprar esta bonita ropa a mi mujer, mi madre, mi cuñada o mis hijas -guatemaltecas ladinas-.

Precios populares de los bellos diseños de María Chula

Aquellas personas que quieran saber más sobre Estilística y Tipología textual, les invito a tomar mi curso en el Programa de Posgrado / M.A. en Lingüística de la Escuela de Posgrado de la UFM. Puede tomarse en línea si se desea, como el resto de la maestría.

Concuerdo con Javier Martínez, no basta un análisis lexicográfico como hice en mi primer post sobre María Chula, ni uno estilístico-lingüístico como el que acabo de marcarme párrafos arriba siguiendo las teorías de Eugenia Vucheva (Estilística del español actual, Valencia, Tirant Humanidades, 2014).

Habría que realizar un estudio sociolingüístico serio, que midiese mediante una muestra estadísticamente relevante, la incidencia del uso de las palabras maría y chula en el contexto guatemalteco para tener todo el peritaje lingüístico completo. Trabajo que no nos ha dado tiempo a hacer a ninguno de los “opinólogos” que hemos salido a la palestra a enseñar nuestras plumas de gallos. Pero no invirtamos la carga de la prueba.

Tampoco CODISRA, me temo, ha hecho bien sus deberes. He consultado con el departamento de peritajes lingüísticos del Instituto Nacional de Ciencias Foreneses, INACIF, y no les consta que CODISRA les haya contactado para solicitar el peritaje lingüístico, semántico o semiológico de la marca María Chula, ni les han mandado ningún análisis propio, relacionado con la marca, para su evaluación

Quisiera aprovechar para solicitar públicamente a CODISRA copia de dicha denuncia, más que presentada, “asomada”, al Ministerio Público y su análisis del contexto que determina que María Chula es un nombre comercial racista para su análisis detallado en todas las dimensiones posibles: jurídicas, sociológicas y lingüísticas. Los doctores de la Universidad Francisco Marroquín les esperamos con gusto para arrojar luz sobre tan embarazosa situación y circo mediático, convertido en una crisis de reputación para dicha Comisión Presidencial contra la Discriminación y el Racismo contra los Pueblos Indígenas en Guatemala del Sr. Jimmy Moralejas.

Jimmy Morales caracterizado de Pedro el indígena en su programa humorístico Moralejas.

El meteco español y su habitus chapín

En el segundo punto del segundo post de Javier Martínez, afirma que, como meteco español, carezco del habitus guatemalteco. Por fortuna, casi diría yo. En efecto, soy un espectador perplejo de las cosas que pasan en el país al que les ha tocado en suerte nacer a mis hijos.

Claro que mi post anterior es sesgado -todos tenemos un sesgo- y no está fundamentado en estudios etnolingüísticos o sociolingüísticos validados científicamente. Como decía, ¿lo está la denuncia de CODISRA y su análisis? ¿Lo están los post de Javier Martínez en Facebook?

No tengo el habitus chapín completo -lo que dan de sí cuatro años, no más-, pero sí estoy capacitado para hacer un peritaje lingüístico de estos documentos mencionados. ¿Alguien me los pasa?

Pero rápidamente, ¿qué tiene que ver el contexto de las amas de casa, de patronas y empleadas domésticas, con la situación de una tienda de ropa en línea? De verdad que no veo la correlación, menos la vinculación. Pero ni yo, ni la mayoría de los guatemaltecos. Haría falta una encuesta con margen de error acepetable para pulsar la opinión pública y corroborar lo que se ha visto informalmente en las redes. CODISRA ha patinado.

¿Cuál es el target comercial de María Chula? ¿Amas de casa? ¿patronas o empleadas? ¿indígenas o ladinas? ¿consumidoras de frijoles de alta o baja gama? Yo creo que la línea de diseños es juvenil, para mujeres no necesariamente casadas, por tanto. El target comercial -miremos las fotos de la tienda en línea, que son las que hay que mirar para un análisis antropológico- es de una media de edad que nada tiene que ver con amas de casas y criadas. De nuevo, el contexto y la situación están fuera de los usos marginales de maría y chula como términos discriminatorios -no necesariamente racistas en todos sus casos, además-.

Vean esta foto de la tienda y juzguen. Podría ser una estudiante cualquier universidad del país, que vive con sus padres, sola o compartiendo piso con su pareja o amigas, probablemente soltera y todavía no tenga hijos. Puede que sea madre soltera, o sea una casada o emparejada joven, con o sin hijos, ok. ¿Esta chica parece una ama de casa, una patrona o una empleada doméstica?:

La apropiación cultural

Qué lástima que Javier Martínez no hubiera entrado en el tema de la apropiación cultural. Porque creo que aquí está el quid de la cuestión.

En realidad la denuncia parte de un sindicato o grupo de presión de tejedoras mayas, al que CODISRA, con muy poco criterio profesional y jurídico, dio pábulo.

Juan Salazar, en comentario a mi anterior post dice:

El Movimiento Nacional de Tejedoras Ruchajixik ri qana’ojbäl fue el que impulsó en mayo la denuncia contra el nombre de la empresa María Chula, por considerarlo ofensivo y racista, no pude evitar pensar si la situación podría tener un trasfondo económico, un intento por colocar una barrera a empresas dedicadas al comercio de textiles, ajenas a su influencia y se utilizó este argumento para negociar compromisos, derechos de autor, exclusividades o cualquier otra cosa a cambio de dejarlos tranquilos.
Quizás llegó el punto donde el comercio que realiza empezó a representar una amenaza para la industria que pretenden proteger.

Encuentro esta nota de Carolina Riva “Tejedoras avanzan en el reconocimiento de sus derechos” de abril de este año:

Con el objetivo de proteger y reconocer los tejidos mayas, la comisión de de Pueblos Indígenas Congreso de la República ha dado su visto bueno a la iniciativa de ley 5742 que propone reconocer la propiedad intelectual de los pueblos indígenas.

El diputado Leocadio Juracán, presidente de la comisión, las reformas a la ley de derechos de autor y ley de propiedad intelectual, contempladas en la iniciativa, permitirá frenar el saqueo que se realiza hacia el arte y cultura maya.

Angelina Aspuac, del movimiento de tejedoras, informa que, más allá del aspecto comercial, aprobar la iniciativa de ley es un reconocimiento a la identidad de los distintos pueblos indígenas.

Angelina explica como contradictoriamente a las mujeres indígenas que visten indumentaria maya son discriminadas, pero su vestimenta adquiere valor al ser comercializada por empresas.

De aprobarse la iniciativa de ley las comunidades mayas obtendrían los beneficios que cualquier artista adquiere sobre su obra y se le tendrían que solicitar los permisos necesarios para replicarla.

Es decir, la verdadera motivación del acoso a María Flores, María Chula y otras empresas de moda guatemaltecas que se inspiran en los diseños tradicionales indígenas mayas es que se siente por parte de la comunidad indígena o, más bien, sus azuzadores poíticos que hay un “saqueo”, esto es, una apropiación de la cultura maya.

Sin embargo, el hecho es que estos diseños tradicionales no tienen copyright, no están registrados formalmente como propiedad intelectual. Y sería muy complicado determinar su propiedad y el creador único u original de estas prendas y diseños textiles. ¿Habría que pagarle parte de las regalías a la Corona Española o las órdenes religiosas por obligar a los indígenas a usar prendas de corte europeo? Porque eso significa traje de corte. De corte y confección a la española: blusas, faldas, calzones, pantalones, sandalias romanas que ustedes llaman guaraches o caites. Inventos europeos antiquísimos, traídos en época colonial, así como el telar y la técnica del hilado y el bordado artesanal. Los testimonios nos indican que los mayas que encontraron los primeros españoles en llegar vestían con otra indumentaria de tipo prehispánico hecha de corteza de árboles y otras fibras vegetales:

…Fue entonces cuando comenzamos a hacer nuestras siembras de maíz, derribamos los árboles, los quemamos y depositamos la semilla. Así conseguimos un poco de alimento. Así también hicimos nuestros vestidos: aporreando la corteza de los árboles y las hojas de maguey hicimos nuestros vestidos… Esto cantaba la gente de antaño. (Memorial de Sololá, Anales de los Kaqchikeles apud “Historia de los trajes típicos, herencia colonial” Crónica).

Pero tranquilos, no pediré que resarzan por violación de derechos de autor a ningún español, ni a ningún ladino descendiente de criollos por apropiación cultural maya del acervo milenario español. Cualquier persona tiene el derecho a usar estos diseños como quiera, porque forman parte del acervo común de Guatemala y de la humanidad. Y sería un error y aberración jurídica poner límites a la creatividad de la moda guatemalteca en nombre de unos supuestos derechos de autor o de propiedad intelectual inexistentes o mal entendidos. Los indígenas copiaron casi todo lo relativo a su indumentaria de los españoles y los españoles a su vez de los romanos, visigodos y árabes. ¿Quién fue el diseñador original? Todos. Ninguno en concreto individualmente. Ni siquiera determinados como colectivo.

Me podrían argumentar: Manuel los diseños son indígenas pero no prehispánicos: colores, motivos, formas, de los bordados son creación popular indígena de época colonial o más reciente. Ok. Pongamos un ejemplo para ilustrar mi respuesta a la objeción.

Si yo quisiera sacar una línea de chaquetas inspiradas en los trajes de luces de los toreros, ningún sindicato de diestros de la tauromaquia podría denunciarme en España. Es sencillamente parte del acervo cultural español de los últimos tres o cuatro siglos que cualquiera puede tomar prestado. 

Esto es lo que precisamente pensó el famoso diseñador Cristóbal Balenciaga cuando creó este bolero de noche para mujer diseñado para la temporada otoño-invierno de 1946-1947:

El diseño se muestra como pieza de museo en el Met de Nueva York actualmente. ¿Creen que Balenciaga pagó derechos de autor a un sindicato de toreros españoles para realizar este bonito diseño de inspiración folclórica española?

De Balenciaga a David Delfín o el Zara de Amancio Ortega, España lleva más de medio siglo triunfando por el mundo gracias a la creatividad, elegancia, calidad, estilo y precio de su moda. Ustedes los guatemaltecos van a los centros comerciales a comprarla todos los días. ¿Por qué no podrían desarrollar una industria textil local? ¿Cómo creen que empezó Amancio Ortega y toda la industria de la moda de Cataluña y Galicia? ¡Con maquilas! 

En vez de hacer que la población indígena se una a la tendencia y sacar sus propios diseños y competir con calidad, innovación, variedad, buen gusto, servicio y precio para vender con sus propias empresas, los políticos y sindicalistas quieren restringir la libertad de mercado, condenando a la población indígena a su inveterada pobreza y dependencia, de la que ellos, precisamente, viven.

Aquellos que viven de denunciar la postración del pueblo indígena, los cooperantes y activistas políticos extranjeros, los políticos como Juracán y los sindicatos, jamás encontrarán la vía para la emancipación económica del indígena. El corporativismo y el proteccionismo no generan riqueza, sino gestión de la escasez, dependencia política, pobreza. El bochinche antiempresarial, además, la destruye. Es decir, lo que ya hay en Guatemala.

Ustedes, señores y señoras de las minorías étnicas de Guatemala, ¿quieren prosperar y mejorar sus situación social? Creen sus propias empresas, acumulen capital, propiedad privada y reinviertan. No se crean el discurso de sindicatos, partidos políticos y cooperantes que les victimiza y les anula como propietarios particulares y emprendedores de la iniciativa privada. Fabriquen y salgan al mercado a vender, saben hacerlo, llevan haciéndolo milenios, como todos los seres humanos. Solo hace falta profesionalizar cada vez más los productos y servicios que pueden proveer. 

Su objetivo no debería ser prohibir, boicotear o cobrarle un canon de copyright colectivo a las Marías Chulas que van surgiendo espontáneamente por la República. El proteccionismo nunca les atraerá capital a la larga. Sino el hacerlo mejor que ellas y “apropiarse” por mercadotecnia y calidad, de sus clientes, de sus ventas, o mejor aún, abrir mercados y exportar su natural elegancia. El mundo les está esperando.

Si te ha gustado o disgustado algo de lo que he dicho en esta entrada, déjanoslo saber en los comentarios más abajo por favor. También queremos saber tu opinión y abrir debate en torno a estas cuestiones para que todos podamos seguir aprendiendo de todos en un sano contraste intelectual abierto. Gracias de antemano por tu tiempo de lectura, aportes, educación y respeto.

Si te interesa la lexicología y lexicografía, la sociolingüística, la historia de la lengua y su uso en cuestiones de semiótica, pragmática o estilística, seguro te gustaría saber más sobre nuestro programa de Lingüística. Pregúntanos:

M.A. en Lingüística

Puedes suscribirte o desuscribirte de este blog añadiendo tu correo a este sencillo formulario:


 

39 pensamientos en “Designación, significado y sentido de María Chula

    • Gracias a usted Patricia. Me alegro que le gustara y le aprovechara. Dígale a sus amistades que puedan estar interesadas. Comparta el enlace con ellas por favor. Mil gracias de antemano por la difusión.

      Saludos cordiales,

      Manuel

  1. El problema aquí es que las interpretaciones “lingüísticas, semánticas o hermeneuticas” de los términos utilizados por la emprendedora NO SON DETERMINANTES para la ley. De acuerdo con la Ley del Organismo Judicial el primer y fundamental sistema de interpretación de la ley es “atendiendo al sentido literal de las palabras” conforme al Diccionario de la RAE, así sin más y tajantemente lo prevé. Además para que haya delito es indispensable una de dos cosas: a) DOLO: intencionalidad manifiesta y externa; o b) CULPA: imprudencia, impericia o negligencia. NINGUNO de los supuestos anteriores es aplicable a este caso pues el sentido común y la misma ley impiden en cualquier persecución en tal sentido. El problema aquí es la GRAVE ausencia de sentido común y el sesgo ideológico que impregna y corrompe actualmente a todo el sistema de justicia y ese si es el verdadero temor. Así que con todo respeto .. las discusiones semánticas aquí no aportan mayor cosa al caso concreto pues la ley es clara. Distinto es que la ideología etnico progresista puede -desafortunadamente como estan las cosas – conseguir cuando menos que su denuncia prospere lo cual sería una verdadera desgracia para el país.

    • No puedo estar más de acuerdo. La discusión a nivel jurídico es clara y es por eso que finalmente tuvieron que desestimar la demanda. No se sostiene como decía. Gracias por comentar Eddie.

  2. Tengo serias dudas sobre lo de “traje típico” pues según Severo Martínez Peláez en su libro La Patria del Criollo, son uniformes impuestos por los españoles durante el “Repartimiento” para que no se confundieran los de uno con otro y son muestras de trajes europeos, tal como el “capishay”, así que no entiendo eso de la discriminación.

    • Gracias Sergio, en efecto, eso es lo que se sabe desde entonces. Aunque investigaciones arqueológicas recientes matizan esta afirmación. Sería interesante saber qué parte del traje tradicional es español de la colonia y qué parte es prehispánica o mezcla, síntesis de ambas tradiciones. Saludos.

  3. Con Maria Chula. No gano la erradicación de la discriminación, ni indígenas o ladinos, solo gano la marca con la enorme publicidad gratuita que esta recibiendo.

  4. Muy bueno. Agrego si me permitís dos cosas. La comunicación escrita se dice que tiene la debilidad de eliminar claves de contexto que transmiten la intención. Por eso es que se ha popularizado el uso de emoticons y otras prácticas en la era digital tratando de contextualizar el mensaje. Igual es en la publicidad la selección de colores, tipografías, etc. De tal cuenta me surge dos dudas 1) no sería que la asociación de tejedoras vio micos aparejados en su habitus de tomar todo lo que diga un no-indígena como ofensivo? 2) si todo lo que requirió para hacer de algo malo bueno era una explicación, ¿no debió ser parte del proceso de investigación que dice haber realizado CODISRA el entrevistar a la empresaria?

    Por otro lado me parece acertado cubrir el tema de los demandantes. Es curioso que se quejan de apropiación cultural a la vez que se lamentan que las jóvenes indígenas ya no usan trajes típicos y que el negocio se está muriendo lo que pone en riesgo la subsistencia de las mujeres tejedoras. ¿Qué será lo que quieren? ¿Prohibir o desmotivarla la industria moderna a usar sus tejidos y obligar a sus jóvenes a llevar corte? No ven que empresas como estas pueden ser su salvavidas en un proceso emergente de evolución cultural que nadie puede detener.

    Agrego que es curioso como la iniciativa de MCh no es original. Hay otros proyectos como que tuvieron la suerte de llevar nombres Es decir que cuesta entender que la gente no entienda que el pecado fue juntar tres elementos no racistas en sí; occidentalizar textiles indígenas, llamarse María y usar el adjetivo Chula.
    https://www.kickstarter.com/projects/1229527249/london-x-guatemala-societas-supporting-artisan-cra

    • Gracias José Antonio por traer tu comentario aquí. Sí, la falta de tono de la comunicación escrita debe ser sustituida por estos recursos paratextuales.

      En cuanto a las dudas, probablemente sea así como bien dices: incapacidad de enteder la propiedad intelectual, envidia por el éxito, resentimiento y formulación de una acusación fantasma de racismo. Amedrenta, que algo queda. El proceso carecía de forma, ellos lo saben y por eso lo retiran, así es.

      El tema de la apropiación cultural es uno de inadaptación a la globalización, en efecto. Y no se trata de perder la identidad, sino de saberla mantener e integrar en la Globalización y la economía moderna capitalista, como sí saben hacer, por ejemplo, los coreanos del sur y los japoneses.

      Abrazos amigo,

      M.

  5. Buenas tardes como bien esta dicho es un tema que muchos lo tomaron a mal y nos dimos unos con otros nadie está tomando esto en serio principalmente las autoridades criterio propio lo escrito aquí es mi forma de pensar, más que bien estas leyes deben ser bien definidas lo que están haciendo CODISRA es dividir a nuestro pueblo esta señorita María como dueña del negocio está haciendo la parte de mercadeo diseñando para que las personas que fabrican los productos que al final son las más beneficiadas son personas mayas según tengo entendido se promueva no solo la cultura si nos los trajes y que en el extranjero conozcan a nuestro país y nuestra gente se sienta más identificada, ahora que pasara nadie va a querer promover a nuestro país menos ropa, artesanías típicas por evitar algún tipo de confrontación por ejemplo India Quiche es un refresco, la bebida alcohólica Quezalteca conocida como Indita, posiblemente irán retirando su imagen la cual identifica de alguna forma al chapín, creo que hay mucha terminología que hay que comprenderla que es muy nuestro muy parte de ser Guatemaltecos, hay tantas pero vamos a la que tiene relevancia en este momento ”chula” vamos a los mercados y son los mismos vendedores que lo tratan a uno así chulo o chula podría decirse un modismo no ofensivo la mayoría de las personas allí se llaman pedro o maría que es lo más común por eso los identificamos así, ya va a pensarse en si me pongo caites o una prenda típica me acusaran de racismo? Mucha gente dejara de hacerlo al final quien será el perjudicado que dejara de vender sus productos? No solo el pequeño fabricante el pequeño comerciante si no los grandes, hay que pensar y revisar bien las leyes hasta donde tienen realmente tienen que ver porque el respeto a los derechos humanos como personas es para todos nadie tiene más derechos que otros ya que todos somos Guatemaltecos es un tema muy largo y es bueno que se tomen cartas en el asunto por lo delicado que es.

    • Gracias por comentar: en efecto es una acusación que ha creado una crisis de credibilidad en una institución y en la finalidad que supuestamente debería tener. Lejos de ayudar a la integración de las diferentes etnias en la vida social guatemalteca, ha ofendido y creado división. Por no decir que los mam y los afrodescendientes garífunas, les importan mucho menos. Aún estamos esperando su crítica y condena de Black Pitaya de Moralejas, el programa dizque humorístico de Jimmy Morales.

  6. Excelente, también lo guardare. Es la primera vez que lo leo. Sin embargo seria interesante que lo reescribiera en lenguaje coloquial popular que se dice. Ya que a la gran mayoria de la población asi le gusta… ameno, chistoso y a veces vulgar comprensible para las masas, como lo ha visto en los memes y en algunas publicaciones que ud considera no serias, pero si lo son y muy serias, la voz popular asi es. Abajandose deberia ud hacer para comprender este lenguaje propio de los chapines. Me alegra que defienda ud . a Maria chula. Un saludo.

    • Hola Juan Carlos:

      sí, mi idea era completar el debate popular en las redes con argumentos más científicos o académicos, que es el ámbito propio de la Escuela de Posgrado, donde se aloja el blog. En ese sentido me refería al decir serio, sin por ello hacer de menos la seriedad expresada popularmente, que es perfectamente legítima y necesaria en una sociedad sanamente democrática.

      Mi argumento esencial es que el contexto social o cultural, sea o no racista, no tiene por qué condicionar la intención de la dueña al poner el nombre María Chula. Y que la gente no lo percibe como racista u ofensiva en su mayoría. Sí me gustaría leer más opiniones de los que se consideren indígenas, para ver en qué contextos, maría y chula puede sentirse discriminatorio y si, sinceramente, el nombre les hace sentir mal u ofende de algún modo.

      Saludos y gracias por leer y comentar.

      Manuel

  7. Agradezco una respuesta tan detallada; lamentablemente, por motivos personales no podré en esta ocasión extenderme en mis comentarios como hubiese querido pero intentaré ser puntual y abordar tres temas centrales:
    • Primer tema: por resumirlo burdamente, usted argumenta que sería ilógico que María Flores, propietaria de María Chula, buscara un nombre racista para su empresa pues, por obvios motivos comerciales sería contradictorio (nadie quiere insultar a su cliente, claro). Creo que lo que pasa aquí es una lógica diferente y también guiada por el racismo: se cree que lo “folklórico” (así, entre comillas) vende y, lamentablemente, esa visión folklórica está marcada por el racismo al concebir la cultura y cosmovisión de los pueblos originarios como un producto comercial. No es nada nuevo que el mercadeo, y más concretamente la publicidad, hagan gala del racismo durante el siglo XIX y XX. ¿Por qué habría de ser diferente en el siglo XXI en Guatemala? Una simple búsqueda de la frase “racismo en la publicidad” en Google nos sacará de dudas pero si quiere un ejemplo concreto, aquí va un enlace a una imagen publicitaria de este tipo: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/55/3d/ea/553dea98da193be4a5ce17ab95c71511.jpg Si seguimos su argumento («María quiere vender sus camisas, no disuadir de su compra, todos entienden en buena lid que es así»), el vendedor de Sunlight Soap quería lo mismo: vender sus jabones. Un caso más, ahora contextualizado para Guatemala: los cigarros Payasos, aquí una imagen de la famosa cajetilla que, si usted lleva cuatro años en el país, no conoció: https://goo.gl/mX4AQ3. ¿Cuál sería la lógica de este comerciante sino vender cigarros y no disuadir de su compra? Seguramente el uso del masculino plural (Payasos) no se usa con una valoración humillante o despectiva: la tabacalera quiere vender sus cigarros, no insultar a sus clientes ni enfocarse en el mercado de los cómicos, ¿verdad? En resumen, tener la buena intención de vender y de dar una imagen positiva de la empresa no me libra de acciones racista (inconscientes, tal vez) durante el proceso.
    • El segundo gran argumento de su publicación es que coincide conmigo en que el problema de fondo es la apropiación cultural y usted le da un tinte político, marcadamente neoliberal, y no quiero entrar a debatir este aspecto porque se sale del ámbito lingüístico. Sin embargo, sí quisiera comentar algo con respecto a la apropiación cultural: usted argumenta que los pueblos mayas no pueden exigir derechos sobre los textiles porque estos vienen de España; sin embargo, hay evidencia de tejidos muy similares en piezas prehispánicas de Yaxchilán, como la representación de la Señora Seis Tun (https://goo.gl/5sFevD), la señora Hix Witz (https://goo.gl/9wP8Rz), la señora Xoc (https://goo.gl/ebAcHT, ver figura derecha) o la señora Gran Calavera Cero (https://goo.gl/xD515W), todas del siglo VIII; estos datos los encuentra en la tesis de grado «Representaciones femeninas en los monumentos del clásico tardío en el área del Río Usumacinta» de Luisa Escobar (2001). Sin embargo, también podríamos mencionar a la mujer representada en el panel ovalado de Palenque (https://goo.gl/MWp4uZ) que corresponde al siglo VII. Si hablamos registros arqueológicos del siglo VII y VIII pero el descubrimiento fue en el siglo XV y la llegada de los españoles a la región mesoamericana, en el siglo XVI, ¿cómo podría ser una herencia española? Esto lo resume Bárbara Knoke en su publicación «Huellas prehispánicas en el simbolismo de los tejidos mayas de Guatemala» cuando concluye «la vestimenta maya que forma parte de la cultura tradicional de ciertos poblados del Altiplano de Guatemala aún encierra elementos cosmológicos cuyas huellas son antiguas, pues su origen puede trazarse a la rica cosmovisión prehispánica, especialmente la que se emplea como parte de la acción ritual que acompaña conversar con los dioses. Tal es el caso de símbolos como los surcos, el centro, el palo o árbol de la vida, el plato de ofrenda ritual, el chompipe o pavo de la fiesta o muerto, y la serpiente, o la acción de sembrar figuras que se brocan o tejen a medida que se elaboran tejidos en el telar de cintura, de origen precolombino». A similar conclusión llega Claudia Gil (2015) en su disertación doctoral «El arte textil maya en los Altos de Chiapas» cuando afirma que «la práctica textil en la zona maya de Chiapas ha tenido una continuidad de más de mil años. Desde sus orígenes en el preclásico hasta la actualidad, la labor textil se ha asociado con actos ceremoniales, es decir, los textiles han pertenecido a esta cultura como una acción ritual». No voy a negar que durante la colonia hubo sincretismo cultural pero tampoco se puede asegurar que los trajes mayas sean de origen español solo porque (en idioma español) los conozcamos como «cortes».
    Sin embargo, señor Pulido, tenemos una gran coincidencia y es que también opino que hace falta el análisis lingüístico de Codisra con el cual esta comisión determinó que había causa para presentar una denuncia ante el MP. Si la Comisión se la entrega, agradeceré una copia. ¡Saludos!

  8. Me parece un excelente análisis lingüístico. Considero de suma importancia que sea difundido para generar conocimientos a la comunidad guatemalteca.

  9. Para empezar porque CODISRA no ha denunciado a Quetzalteca que tambien la llaman “indita” si es mas racista y despectivo, tambien existe la posibilidad de que es una “cortina de humo” creado por algun grupo de interes porque es una noticia que ha captado la atencion, quizas algunos grupos se ofendieron con el nombre de la marca por considerarla racista pero que hay de los anuncios de cocina o de jabones para lavar ropa en el que solo salen mujeres seria considerado sexista y del anuncio de la PEPSI en la que sale un gran numero de guatemaltecos y ningun garifuna, tambien podria ser considerado racista, e incluso actores de teatro que interpretan a indigenas usan el hablado de ellos como chiste.

  10. Definitivamente en un grupo social multicultural, multilingúistico y multiétnico como el guatemalteco, temas como el racismo van a dar lugar para muchos debates y cada posición va a tener la razón. En Guatemala el tema del racismo se ha utilizado para muchos fines, en la mayoría oportunistas. Es innegable que, como un fenómeno social, existe en nuestro país y que de forma solapada o abiertamente evidente, es parte de la convivencia común de los habitantes, muchas veces cometiendose injusticias en nombre de estas costumbres. Ojalá encontremos el camino del respeto y la valoración por cada uno sin importar nuestras diferencias.

  11. A solicitud del Dr. Manuel Pulido comento sobre este tema. En definitiva, no se puede establecer una vigilancia semántica y discursiva sobre todo lo que decimos, pero dado que estamos en un país donde este tema tiene implicancias, el contexto es fundamental siempre y hay que utilizar un lenguaje lo más inclusivo y claro posible.

  12. Confieso que no manejo este tema, pero coincido en que en la mayoría de casos no se llega al fondo del asunto y leyendo este ensayo creo entender la razón económica (como la mayoría de las acciones en los seres humanos) de todo esto. Mi abuela materna era indígena, la recuerdo con su traje típico, siempre se lo he reconocido con gratitud y orgullo. Gracias por la amplia exposición y por exponer los diferentes ángulos de la discusión.

  13. Muy interesante e instructivo el blog; sin embargo, y sin querer menospreciar el estudio lingüístico que se explica por sí mismo, me parece que el fondo de todo esto no es ni mucho menos el tema del racismo sino más bien una cuestión ideológica. Esa misma tendencia de grupos de interés por acabar todo lo que suena a empresa privada y, que se alimenta del odio, el resentimiento y la división entre guatemaltecos. Por eso es que la última parte de su blog me parece brillante y revelador ya que refleja el sentir de la mayoría de guatemaltecos ante la aberración hecha por este ente estatal llamado CODISRA, que a propósito nos cuesta dinero a los contribuyentes, y que ha rallado en lo ridiculo. Los guatemaltecos no somos tontos y vemos con claridad el transfondo de lo ocurrido, y por más que los acérrimos defensores de la absurda actuación de CODISRA, se esmeren en justificar lo injustificable queriendo hilar muy fino para encontrar correlaciones inexistentes, es obvio que el fin es otro y que lamentablemente obedezca a intereses personales y políticos y, por supuesto, al acceso de fuentes de financiamiento para seguir viviendo del conflicto. Lo felicito por tan amplía explicación, pero ante todo por los comentarios y observaciones finales; solo el emprendimiento, la creatividad, el trabajo duro y la persistencia han llevado a los países a salir del subdesarrollo y a la creación de riqueza para bienestar de la gran mayoría de sus habitantes, no ideologías y actuaciones como las de CODISRA.
    Saludos.

    • Gracias Ronaldo por sus palabras. En efecto, correlación no es lo mismo que causalidad. El tema económico e ideológico es el que verdaderamente está de fondo, pero igualmente, hay que desmontar los discursos justificadores de lo injustificable. Esa rueda de prensa-linchamiento de CODISRA pone los pelos de punta, en efecto.

  14. A mi modo de ver, no debes agregar más leños lexicográfico-semánticos ni estilísticos a la hoguera lingüística de la imposibilidad guatemalteca, querido Manuel. Te compadezco en buena lid. Me temo, amigo, que tus juicios, concisos y sobrios, productos de un filólogo sano, son auténticas quijotadas en el yermo de la intelectualidad de este matadero precapitalista que hemos coincidido en llamar país.

    Una mayoría en relativa democracia eligió a un comediante de baja monta que escenifica la tragicomedia biológica del racismo guatemalteco. No hay análisis discursivo que nos salve de las llamas de la ignorancia. Luego, por tanto, debemos ceñir los derroteros lingüísticos a nuestras amables aulas en la Marro.

    En cuanto al debate en cuestión, bordaste el quid del asunto: Tenemos una grave crisis de externalidades, positivas y negativas, producto de una paupérrima delimitación y uso de la propiedad. La socialización de las rentas de la producción de prendas y diseños textiles ha imposibilitado el cálculo económico, y la formación de precios basados en la oferta y la demanda del mercado y, por tanto, la redistribución de los factores productivos a sus fines agregados más provechosos.

    Como corolario simpático a la cuestión, no excluyas la posibilidad de que la Corona Española reclame una parte de las regalías.

    • Gracias por postear el comentario Diego E. y no dejar que se perdiera como lágrimas en la lluvia de comentarios del Face.

      No es vano, ni solo vanidad, sin embargo. En lo que arrojamos luz al medio turbio, hacemos algo bueno moralmente y productivo. No hay mala publicidad. Solo hay publicidad.

      Salud.

      M.

  15. Hay una parte de la justificación que hace la otra persona que dice que el término María Chula es conocido por viejos como yo de 56 años y si a mi no me parece peyorativo, racista o discriminatorio, imaginate lo que habrá pensado una “patoja” de menos de 30 años?

  16. Brillante maestro.
    Mucha gente nos sentimos molestos y demostramos estarlo de una u otra manera por el hecho de que ahora todo puede resultar racista, pero solo en una dirección y cuando conviene. Especialmente me interesó el caso María Chula, personalmente hice algunos memes y me he estado tratando de educar en el tema. He leído dos artículos de excelente calidad de Manuelpm y si tuviéramos los arrestos todos nosotros guatemaltecos de abordar problemas de esta manera; me parece que no habría necesidad de tanta demostración de sinsentido común.

  17. Hola Manuel, aprendí de tu artículo, muchas gracias, pero discrepo , por las costumbres q observé en mi familia, con una bisabuela criolla y racista, recuerdo perfectamente como a todas las mujeres mayas en el mercado les decía: Qué vendés Maria? Un dia en mi inocencia infantil le dije de mi asombro, que todas eran Maria, y respondió que no, que simplemente no le importaba si eran Bertas, Patrocinias o Catalinas, todas eran Marias. Y cuando tenía mujeres para su servicio doméstico, qué crees? Les decía Chula, mira Chula esto, mirá Chula el otro, y cuando se enojaba, decía algo q mejor no te comento, por lo que viví una niñez rodeada de Marias en el Mercado y Chulas en casa que nunca tuvieron identidad. Abrazos Miguel querido.

    • Jajaja, (Miguel…)

      gracias Linda por comentar. Sí, tienes razón, hay usos discriminatorios -no sé hasta qué punto racistas, habría que ver cada situación concreta- de los términos María y chula en Guatemala. Pero esto es una realidad, un contexto cultural, y otra realizar establecer una correlación o peor, causalidad, entre este contexto cultural y la situación comunicativa concreta de la tienda en línea de moda de inspiración folk guatemalteca “María Chula” y acusar a su dueña de racismo o de usar términos racistas. No hay racismo ni intencionado, ni explícito. En cuanto al racismo implícito, o inconsciente, por el análisis lexicográfico, pragmático y estilístico, no se concluye. Para mí la correlación y la causalidad son forzadas.

      Si yo tengo una amiga con un novio afrodescendiente, un día se viste con un traje de noche y le digo “¡Qué bien te sienta el negro!” y no hay un contexto donde quepa la ambigüedad, o el chiste fácil racista, que se me acuse de racismo sería un comentario injusto. Se refiere al color del vestido y no al color de piel de su novio. Dicho en presencia del novio, podrá ser o no inconveniente la apreciación, pero todo depende de la situación comunicativa y la intención. Pero no hay otra forma de llamar negro al color negro de un vestido.

      No podemos convertir en tabús todas las palabras que puedan tener una connotación no deseada en determinados contextos. No sé si me explico. Debemos poder hablar denotativamente. El vestido es negro y le sienta muy bien a nuestra amiga, independientemente de que su novio sea Senegalés.

      Algo parecido ocurre con la tienda María Chula. El nombre podrá gustar más o menos por las connotaciones locales, será más o menos afortunado. Pero no es racista. La dueña se llama María y quiere ofrecer moda chula, bonita, a sus clientas. Sin más.

      Hay problemas de racismo en Guatemala, en efecto, pero la tienda María Chula no es parte de ellos.

      Lo amplío en la siguiente entrada, donde pongo mis conclusiones.

      https://posgrado.ufm.edu/blog/algunas-conclusiones-mariachula/

      Saludos,

      Manuel (Miguel para los desconocidos 😉 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *