Salidas profesionales de las Relaciones Internacionales

Además de la diplomacia, ¿qué otras salidas laborales tienen los estudios de Relaciones Internacionales? Ven el miércoles a esta conferencia gratuita y descúbrelo.

 
Además de la diplomacia, ¿qué otras salidas laborales tienen los estudios de Relaciones Internacionales? Ven el miércoles a esta conferencia gratuita y descúbrelo.

Introducción a la industria de las Relaciones Internacionales

 
 
En la siguiente conferencia Diego R. Solís responderá a la siguiente pregunta: ¿Cómo puedo ser competitivo en el mercado laboral con un título de Relaciones Internacionales? En dicha presentación, estará brevemente tocando las ventajas de tener un título, la importancia de tener una maestría, y dará un ejemplo de hoja de ruta para exitosamente encontrar un trabajo, entre algunos otros ejemplos.
Más importante aún, Diego estará desglosando la industria con el fin de que los estudiantes puedan ver que, más allá de ser diplomático, existen muchos trabajos en las Relaciones Internacionales. Expondrá aquellos retos que se consideran parte del currículo del internacionalista que quiera ser competitito, como puedan ser los idiomas y la flexibilidad necesaria para vivir en otros países y culturas.
Y, finalmente, terminará con un pequeño diagrama donde indicará a los estudiantes cómo pueden ser competitivos en el mercado con la ayuda de un asesor de carrera.

Datos de la conferencia:

Fecha: 15 de noviembre
Hora: 16:00-18:00
Lugar: EN-601, Escuela de Negocios, UFM.
Emitiremos para quien lo quiera seguir en línea por Amazon Chime (Descargue la app desde su tienda habitual de aplicaciones para celular o tableta) y mandaremos el enlace de acceso por Twitter y Facebook (Fanpage y Grupo de Politología)
Costo: gratis. Tarifa plana de parqueo para aquellas personas que nos compren el sticker en la conferencia.

Conferenciante: Diego R. Solís 

Sigue leyendo

Cómo está “hackeando” Rusia al ejército estadounidense

Enlace

Hoy les compartimos este interesante artículo sobre cómo la inteligencia rusa está dificultando la labor de seguridad del ejército estadounidense.

Los métodos son:

  • Operaciones de influencia, desinformación y propaganda
  • Hackeo de cuentas de correo y páginas webs
  • La creación de un discurso antioccidental o antiglobalización de carácter reaccionario, capaz de aunar a conservadores aislacionistas o xenófobos, con fanáticos religiosos y con personas y movimientos de extrema izquierda.

¿Estamos en la antesala de una nueva guerra fría?

Sigue leyendo

Rascando el medio milenio de la ciudad de Guatemala.

Por: Roberto Dardón.

Probablemente no veremos nada de particular en la agenda cultural tanto de la municipalidad de Guatemala como de la Academia de Geografía e Historia de nuestro país para el día 25 de Julio del presente año. Tal pareciera que la fecha ha sido completamente olvidada por las autoridades ediles e intelectuales de nuestra ciudad. No obstante, me veo en la obligación de aclarar algunos puntos al honorable público lector que probablemente desconozca sobre el suceso del que hago relación; dado el inmenso énfasis que desde hace muchos años la entidad encargada en la difusión cultural del municipio le hace a otra efeméride no menos importante, como lo es el 2 de Enero.

No más pasado el año nuevo, lo que realmente conmemoramos en nuestra ciudad capital es la formalización del Establecimiento Provisional de la Ermita durante la misma fecha de un tiempo un tanto lejano. Me refiero al “[…] año de 1776, en virtud de Real cedula de 21 de Julio, de 1775[…]”.  En esta fecha perdida en el calendario pasó a “intitularse Nueva Guatemala de la Asunción, por motivo de estar dicho parage [sic] en tierras del Curato de la Hermita [sic], que tiene por titular el misterio de la Asunción de Nuestra Señora[1].  Esto quiere decir que el 2 de Enero no es el día de la fundación de la ciudad de Guatemala, tal como mucha gente piensa[2], tal y como comentó en su momento uno de mis maestros en el arte y ciencia de como historiar, Ramiro Ordóñez Jonama (QEPD). Como buen abogado que era, Ordoñez Jonama   aclaró, sustentaba su opinión tanto en la documentación archivística, así como lo compartido por los cronistas del periodo indiano ―entiéndase la “época colonial”.

La oficialización del traslado “de la sede de la Real Chancillería o Audiencia de Guatemala” tal y como se consideraba a la entonces capital colonial, no prescribía la erección de una ciudad distinta, dado que el trámite de fundación se llevó acabo siglos atrás y por tanto en una sola ocasión. Tal y como se nos ha narrado desde la infancia, las autoridades españolas sentaron sus reales en el pueblo de la Ermita, que por muchos años se le conoció bajo el barrio de la Parroquia Vieja[3] y que hoy en día parcamente denominamos como zona 6 capitalina. Aclarada la confusión, procedo a describir lo que para nuestros ancestros fue una de tantas celebraciones que, cuando menos, ameritaba algunas palabras de consideración.

Sobre este acontecimiento histórico podemos encontrar múltiples referencias al respecto, partiendo de las obligadas fuentes primarias como serian en el caso particular del libro primero de actas del Cabildo (1524-1535)[4] ―mejor conocido como “Libro Viejo” ―. Otro documento informativo de la misma época lo constituyen las diversas cartas de relación enviadas en 1524 por Alvarado a Cortez[5], así como el resumen de cedularios existentes del Museo de Historia en la ciudad de Guatemala. Respecto a las fuentes bibliográficas del tema, podemos indagar que lo referido en las dos mejor conocidas: la crónica del padre Fr. Antonio de Remesal, O.P (1619) y la correspondiente de Francisco Fuentes y Guzmán (1696).

De lo referido en los escritos anteriores podemos concluir que la primera población española en suelo guatemalense fue la “villa del Señor Santiago” en los parajes cercanos a Quauhtemallá[6] entre el 23 y 28 de julio de 1524, que por deducción los historiadores han situado en el día 25 de Julio, fiesta de Santiago el Mayor y que no tardo en convertirse en “ciudad” cinco días después[7].  Aun cuando muchos de los cronistas posteriores adujeron erróneamente que la ciudad de Guatemala fue fundada en las faldas del volcán Hunahpú―hoy conocido como de Agua―, es el rebisnieto del conquistador Díaz del Castillo, Fuentes y Guzmán quien da la clave que la ciudad se fundó en algún paraje muy cercano a la corte de los reyes caqchikeles, que él llama Patinamit[8]. Fuentes y Guzmán hace ver que, tras meses de luchar y vagar entre las montañas y selvas, padeciendo toda clase de penalidades tanto por el medio humano como el entorno y las inclemencias del tiempo, optaron por levantar viviendas a la usanza local junto a sus compañeros de armas nativos con miras a establecerse formalmente.

De acuerdo a la monumental obra de Hubert Howe Bancroft, tras la conclusión del acto fundacional, de Alvarado envió el primer informe como lugarteniente del futuro Marqués del Valle de Oaxaca donde relata los detalles de campaña militar de las tierras meridionales. Junto con estos despachos marcharon varios contingentes de aliados mexicanos que regresaron a sus hogares en el valle de Anáhuac, siendo reemplazados por soldados castellanos. Incluso se registra la llegada de un millar de nuevos colonos solicitando ser admitidos como vecinos de la recién nacida población que servirían en la consolidación del régimen español en el futuro reino guatemalense[9]. Por ultimo quien da razón de lo antes mencionado es el mismísimo cronista de la ciudad de Guatemala, Miguel Álvarez Arévalo; quien en su muy útil recopilación de documentación archivística[10] adjuntó varios de los escritos clave para entender la lógica que más adelante comparte la visión del historiador Francis Polo Sifontes.

Para ejemplificar lo antes mencionado en el extracto documental se comentan sobre el protocolo llevado a cabo el día 22 de Noviembre de 1527, día de Santa Cecilia[11] por el entonces capitán de la expedición conquistadora don Jorge de Alvarado y Contreras en ausencia del Adelantado. En la misma se prescriben las razones del Cabildo secular para finalmente “asentar” la “cibdad de Santiago” en “el dicho valle de Almolonga”. En última instancia don Jorge se limitó a confirmar el parecer y entender de los demás miembros del Cabildo respecto al paraje escogido. Cabe mencionar que en prácticamente todas las actas y registros documentales donde los Alvarado tenían un papel protagónico, el consenso general sobre la toma de decisiones quedaba plasmada de acuerdo a la tradición de los fueros hispánicos, donde los vecinos tenían derecho externalizar sus inquietudes y dar sus pareceres ante todo acto que afectara la nueva comunidad.

 

Aspectos teóricos

 

Como se dijo anteriormente, la primera definición conlleva el acto jurídico del levantamiento de acta fundacional, donde se registran los datos y cronologías más relevantes de la organización territorial como seria las motivaciones de los soldados vueltos colonos, fechas iniciales de establecimiento, así como la nómina primigenia de vecinos. En este último caso, cobra relevancia su constitución debido a que son los precisamente los vecinos quienes determinan quienes gozaran de los primeros nombramientos de autoridad en el Cabildo o Ayuntamiento[12]. No obstante, tanto el ceremonial como el registro notarial de la fundación no se traduce en el subsecuente diseño de calles y distribución de tierras que, en caso del Libro Viejo, se registran algunos años después[13].Detrás de la narración de los hechos acontecidos, existe una necesidad por dar a entender la lógica detrás de la acción de los conquistadores dado que ninguno de sus actos estuvo sujeto a corazonadas sino a objetivos precisos. Por ejemplo, el recordado historiador y exdirector del IDAEH, Francis Polo Sifontes apunta que para entender la importancia del fenómeno de las poblacionales indianas hay que saber distinguir entre los conceptos de “fundación”, “traza”, “asiento” y “traslado”, según el contexto requerido.

Al respecto de lo siguiente ―o sea la traza― la razón de su existencia radicaba en los trabajos efectuados tras la escogencia del sitio adecuado que, para su configuración futura se traducía en calles.  A su vez, las vías generaban las manzanas ―o islas― que finalmente se dividan en solares ―o lotes― para adjudicar a los vecinos. Con estas características se planteaba tanto en abstracto como en lo concreto una nueva población que aspira a crecer y situarse en mapa de la cristiandad indiana bajo la Corona castellana.

Aun con la concreción física de la misma, su calidad de ciudad estaba sujeta a los vaivenes de la vida general de su vecindario. Es aquí donde el traslado del asiento cobra relevancia, puesto que la noción de ciudad original ya existe en la consciencia de sus moradores; pero su legitimidad está sujeta a la subsistencia del Cabildo y el derecho consuetudinario que le otorga su razón de ser. Una ciudad como la “del Señor Santiago” tuvo varios asentamientos temporales y permanentes más, como entidad política, requirió de un solo acto fundacional. De lo contrario tendría que hablarse de otra ciudad fundada. En este sentido, Polo Sifontes concuerda con la opinión de Ordóñez Jonama sobre la personería jurídica de la ciudad capital.

El papel clave que la idea de civilidad ―tal y como lo entendiera el hombre del Renacimiento― cumplía en la conquista del Nuevo Mundo radicó precisamente en la necesidad de trasplantar hasta donde fuera posible tanto la realidad urbana de la península como el ideal erudito por alcanzar[14]. Como fin en sí misma, la urbanización es fundamental dado que cumple con múltiples funciones, tales como servir de bases de aprovisionamiento (tanto civil como militar) como factorías comerciales de intercambio, así como cabezas de puente para penetraciones más profundas en los territorios.

En este orden también fungen como eslabones de una amplia cadena de fundaciones que conectan los nuevos territorios con la metrópoli peninsular, centros administrativos locales y regionales, elementos de sometimiento y fijación de la población indígena, polos de concentración de actividades de toda índole, focos de control de la propiedad de suelo y núcleos difusores de una nueva forma de vivir traída del otro lado del Atlántico[15].

 

Referencias

 

Álvarez Arévalo, M. & Álvarez Arévalo, R., 1999. Crónica y Pintura. Centro Histórico de la Nueva Guatemala de la Asunción. ciudad de Guatemala(Guatemala): Centro Editorial Vile.

Bancroft, H. H., 1882. The Works of Hubert Howe Bancroft. History of Central America. Vol. I. (1501-1530). San Francisco(California): A. L. Bancroft & Company, Publishers.

de Alvarado , P., 1913. Documentos antiguos. Copia de dos cartas de don Pedro de Alvarado dirigidas á Hernando Cortes. 11 de Abril y 28 de Julio de 1524. ciudad de Guatemala(Guatemala): Tipografía Arenales hijos..

de Remesal, F. A., 1619. Historia De la Prouincia(sic) de S. VICENTE De Chyapa y Guatemala De la Orden de nro. Glorioso PADRE SANTO DOMINGO. Madrid (Reino de Castilla): s.n..

de Terán, F., 1989. La Ciudad Hispanoamericana. El Sueño de un Orden. s.n.: Urbanismo, Centro de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo. Ministerio de Obras Públicas.

Fuentes y Guzmán, F. A., 1932. Recordación Florida. Discurso Historial y Demostración Natural, Material, Militar y Política del Reyno de Guatemala. T. I. ciudad de Guatemala(Guatemala): Tipografía Nacional (Sociedad de Geografía e Historia).

Juarros, D., 1936. Compendio de la historia de la ciudad de Guatemala. 3ª ed. ciudad de Guatemala(Guatemala): Tipografía Nacional de Guatemala.

Orbaugh , W., 2004. Teoría renacentista e influencias en el trazo, concepción y realización de La Antigua. Santiago de los Caballeros. Una Ciudad Ideal. Cultura de Guatemala, mayo-septiembre, 25(2), pp. 171-179.

Pérez Valenzuela, P., 1964. La Nueva Guatemala de la Asunción. Terremoto de Santa Marta. Fundación en el llano de la Virgen. 2ª ed. ciudad de Guatemala: Centro Editorial “José de Pineda Ibarra”.

Polo Sifontes, F. R., 1993. Historia de Guatemala. 3ª. ed. ciudad de Guatemala(Guatemala): Centro Nacional de Libros de Texto y Material Didáctico “José de Pineda Ibarra” ― Ministerio de Educación.

Sáenz de Stª. María, S.J., C., Deola de Girón, M. d. C. & de Arévalo, R., 1991. Libro primero de actas del Cabildo de la ciudad de Santiago de Guatemala (1524-1530). ciudad de   Guatemala(Guatemala): Serviprensa Centroamericana.

[1] (Juarros, 1936, p. 65) y (Pérez Valenzuela, 1964, pp. 218-234).

[2] Error conceptual que incluso repite la Wikipedia en sus versiones más importantes. Curiosamente la rusa sí menciona el año 1524 sin ofrecer mayores referencias.

[3] Véase en (Pérez Valenzuela, 1964, pp. 81-105).                                        

[4] Tanto en la edición de Jose Antonio Villacorta, prologada por Jorge García-Granados en 1934 (por parte de la Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala) como la presentada por Carmelo Sáenz de Santa María, S.J., María del Carmen Deola de Girón y Rafael de Arévalo en 1991, siempre de la misma organización cultural ya convertida en Asociación. (N. del A.)

[5] Esta documentación epistolar ha sido reeditada y comentada por muchos autores, con distintas perspectivas y durante al menos un siglo. La fuente de consulta del presente artículo pertenece a la edición de A. D. Kurtz de 1913.  

[6] Se refiere a la corte de los reyes cakchiqueles. La fortaleza de Iximché según las descripciones del lienzo de Tlaxcala.

[7] Véase en (Sáenz de Stª. María, S.J., et al., 1991, pp. 7-9)

[8] Al parecer Bancroft sigue esta línea expositiva según lo referido en la “Recordación…” Véase (Fuentes y Guzmán, 1932, p. 39).

[9][9] Los equivalentes contemporáneos de los reemplazos a Alvarado serian dos compañías de infantería. Vease en (Bancroft, 1882, pp. 678-681).

[10] Vease (Álvarez Arévalo & Álvarez Arévalo, 1999, pp. 7-9).

[11] Dicha fiesta tuvo gran relevancia para los vecinos y habitantes santiaguenses durante siglos hasta bien entrado el periodo republicano.

[12] Véase (Polo Sifontes, 1993, pp. 153-154).

[13] Véase (Sáenz de Stª. María, S.J., et al., 1991, p. xxi).

[14] Vease (Orbaugh , 2004, pp. 171-179)

[15] Vease tambien (de Terán, 1989, p. 51)

Participación en la Semana Jurídica

Participación en la Semana Jurídica de la Fac. de Derecho de la UFM

Participación en la Semana Jurídica de la Fac. de Derecho de la UFM

El pasado miércoles 8 de octubre nuestros catedráticos de las maestrías de políticas (MAPEI, MAPDI, MARI) de la Escuela de Posgrado, Roberto Antonio Wagner y Eduardo Fernandez Luiña, participaron en la Semana Jurídica de la Facultad de Derecho de la UFM. En su conversatorio trataron sobre la amenaza del Estado Islámico y de Levante / Siria, ISIS o ISIL, por su siglas, para el estado moderno.

Sigue leyendo