El Papa Benedicto XV y la Primera Guerra Mundial

800px-Benedictus_XV

Retrato del Papa Benedicto XV. Esta imagen está disponible en la División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos bajo el código digital cph.3b03428. Esta etiqueta no indica el estado de copyright del trabajo adjunto.

Fue el papa Benedicto XV quien dirigió la Iglesia católica durante los años de la Primera Guerra Mundial. En palabras de él mismo, la “Gran Guerra” fue la “hora más amarga” de su vida.  En el contexto del conflicto, que él llamó una “masacre inútil”, Benedicto XV tuvo dos participaciones clave: a finales de 1914 y principios de 1915 para evitar que Italia entrara a la guerra, y en la primavera y verano de 1917, cuando propuso la paz. Si bien no tuvo éxito, otorgó al papado la posición de interlocutor y mediador de conflictos. La Santa Sede mantuvo su neutralidad a lo largo de la guerra y, gracias a ello, ejerció una función que para el escritor francés Romain Rolland fue de una “segunda Cruz Roja”.   

Para estudiar el papel desarrollado por el papa en dicho conflicto, en el presente trabajo se desarrollan los antecedentes directos a su papado, es decir, la situación de la Iglesia desde finales del XIX hasta el estallido de la guerra, en 1914.  A continuación se detallan aspectos de su biografía y, principalmente, el rol de Benedicto XV en la Primera Guerra Mundial. Se puntualizan aspectos de su política pontificia, así como otros elementos destacados de su papado.

Sigue leyendo