¿Cómo la retórica clásica puede ayudar a amueblarnos la cabeza?

Uno de los mayores legados de la retórica clásica es el uso de la memoria como parte organizadora del discurso. Recientemente hemos tenido la oportunidad de repasarlo en este taller dedicado al legado de la retórica clásica.

 
Manuel Pulido Mendoza, Director de la Escuela de Posgrado, ha ofrecido hoy 2 de marzo de 2017, el Taller de escritura académica y creativa “El legado de la retórica clásica” para el Centro Henry Hazlitt, Universidad Francisco Marroquín, Ciudad de Guatemala.
La retórica clásica es el resultado de una tradición bimilenaria cuyo núcleo se encuentra en el corpus clásico de la retórica antigua, griega y romana. Este la dota de los fundamentos doctrinales, la armazón estructural de la disciplina y buena parte de los materiales que la conforman.
Aunque como teoría preceptiva de del discurso se encuentra superada por la realidad comunicativa actual, en el taller se hizo un breve repaso por las partes del discurso y algunas de sus figuras, así como por aquellos fundamentos teóricos que aún pueda sernos útiles en nuestras clases o en nuestra comunicación como académicos.
La discusión estuvo animada con numerosas intervenciones por parte del público, interesados en cuestiones relativas a la cultura clásica, aplicabilidad y vigencia actual de este legado cultural de Occidente, tanto en la educación como en la comunicación en todos los niveles.
El debate también giró sobre el uso de la memoria, una de las cinco partes organizativas del discurso, añadida posiblemente por el rétor Cornificio a las otras ya descritas por Aristóteles y otros autores de tratados de retórica (inventio argumental, dispositio de los mismos argumentos, elocutio o expresión, pronunciatio declamación) a su obra Rhetorica ad Herennium. Atribuida erróneamente a Cicerón, esta obra, junto con la Institutio Oratoria de Quintiliano son el mayor compendio de este saber en la Antigüedad que nos ha llegado hasta nuestros días. Dice al respecto de la memoria:

Aunque es fácil para quien tiene una experiencia relativamente amplia obtener tantos entornos y tan apropiados como desee, sin embargo quienes piensen que no encontrarán entornos bastante apropiados podrán disponer de tantos como quieran, pues la imaginación puede concebir a su gusto cualquier espacio y formar y construir en él un entorno. Por lo tanto, si no nos satisfacen los entornos que están a nuestra disposición, podremos mentalmente determinar para nosotros mismos un espacio y disponer en él entornos apropiados, fáciles de distinguir.

Rhetorica Ad Herennium libro III, 28-40 (siglo I a.C.)

 Esta parte original de Cornificio o Pseudo-Cicerón dio lugar a la mnemotécnica de “Los palacios de la memoria o método loci”, usada posteriormente por San Agustín y hasta por humanistas como el jesuita Matteo Ricci, quien usó está técnica retórica para memorizar grandes cantidades de texto de doctrina cristiana antes de su su viaje misionero a Asia. Se trata de esencialmente visualizar un espacio real o imaginado, lleno de objetos y recordar esos objetos en un paseo ordenado por ese edificio o estancia, asociándolos a un concepto, idea.
 
 A su vez cada uno de estos objetos pueden ser recordados como pequeños palacios de memoria a través de sus detalles. Se trata de una técnica que permite asociar la memoria visual más fácil de recordar a la textual o conceptual, permitiendo retener una gran cantidad de información ordenada dentro de la memoria humana. Lo que remite a las culturas esotéricas orientales, que concentran sus doctrinas en palacios imaginarios o mandalas, como bien sabía y dejó escrito Matteo Ricci. El conocimiento de la retórica clásica, como vemos, nos ayuda a amueblar bien nuestra cabeza.
 Les compartimos la presentación de la misma en esta entrada para todas las personas que puedan estar interesadas, que puede descargarse desde este enlace. El Dr. Pulido estará ofreciendo en el tercer trimestre de 2017 un curso libre dedicado a la retórica clásica a todas aquellas personas interesadas. Contáctenos para saber más.

La tumba de Aristóteles

Según publica hoy el diario español ABC:

Arqueólogos griegos creen haber hallado la tumba de Aristóteles en unas excavaciones llevadas a cabo durante más dos décadas en la antigua ciudad de Estagira (norte), el lugar de nacimiento del filósofo.

«No tenemos pruebas, pero indicios muy fuertes que rozan la certeza», declaró el director de las excavaciones, Konstandinos Sismanidis, a medios locales.

Sismanidis presentó hoy los resultados en el congreso internacional«Aristóteles – 2.400 años» celebrado en la Universidad de Salónica.

Si quieres saber más sobre filosofía sólo contáctanos y con gusto te informamos de nuestra maestría en filosofía en línea.

La foto ha sido tomada de ABC del mismo artículo y representa el lugar de lo que se cree el mausoleo del estagirita:

Tumba de Aristóteles