Las visitas de Ortega y Gasset a América

Uno de los lugares comunes de la influencia del pensamiento de José Ortega y Gasset es su influencia en la América Hispana. El tema ha sido tratado al menos desde la publicación del trabajo de Tzvi Medin, Ortega y Gasset en la cultura hispanoamericana (México: Fondo de Cultura Económica, 1994), y sigue siendo debate de estudiosos de su vida y obra, en publicaciones y congresos.

Medin hace una periodización de la influencia de Ortega en América:

  • La primera visita de 1916 con su padre a Argentina
  • La influencia de La revista de Occidente desde 1923 hasta 1939, fin de la Guerra Civil, con una nueva visita a Argentina en 1928
  • Desde su exilio, en parte llevado en Argentina (1939-1942), hasta los años 60 del siglo pasado.
  • Desde entonces hasta el centenario natalicio de 1989, con la edición de sus Obras completas por Paulino Garagorri 
  • Yo añadiría uno último, a partir de la nueva edición de sus Obras Completas en Taurus desde 2004, que ha renovado el interés por Ortega y aspectos secundarios o poco estudiados de su producción y vida, e influencia intelectual.

Como señala Medin (1994: 9):

Durante los casi ochenta años tratados en este libro se fueron dando diversos modos, tipos y grados de influencia cultural, que a su vez fueron variando en los países sino también en los diferentes círculos concéntricos que acusaron su influencia: el núcleo profesional [de filósofos o pensadores], la periferia cultural, el ámbito social y los grupos políticos. 

Hoy quisiéramos compartirles este video que habla de los viajes de Ortega a América, en el que, con motivo del 50 aniversario de su muerte, la UFM le hizo un tributo a filósofo madrileño en Guatemala:

Acerca de este vídeo

Tributo a la figura de José Ortega y Gasset en el 50 aniversario de su muerte.  Antecedentes del connotado filósofo y características de su pensamiento.  Presentación de José Lasaga, gran estudioso y difusor de las ideas de Ortega y Gasset, quien a través de una interesante narrativa, habla acerca de las experiencias en América de este gran pensador español.

Créditos

Las visitas de Ortega y Gasset a América
José Lasaga

Centro Cultural de España
Distrito Cultural 4 grados norte
Guatemala, 13 de septiembre de 2006

Una producción de New MediaUFM.  Guatemala, septiembre de 2006
Cámara: Ricardo Pineda; edición digital: Alexander Arauz; índice: Christiaan Ketelaar; publicación: Pedro David España; sinopsis y revisión de texto: Eugenia Aldana

New Media

La Escuela de Posgrado oferta el curso “El pensamiento de José Ortega y Gasset”, impartido por el Dr. Manuel Pulido Mendoza, director de la Escuela de Posgrado y autor del estudio “Las ideas económicas de Ortega y Gasset”, en el M.A. en Filosofía (en línea).

¿Cómo la retórica clásica puede ayudar a amueblarnos la cabeza?

Uno de los mayores legados de la retórica clásica es el uso de la memoria como parte organizadora del discurso. Recientemente hemos tenido la oportunidad de repasarlo en este taller dedicado al legado de la retórica clásica.

 
Manuel Pulido Mendoza, Director de la Escuela de Posgrado, ha ofrecido hoy 2 de marzo de 2017, el Taller de escritura académica y creativa “El legado de la retórica clásica” para el Centro Henry Hazlitt, Universidad Francisco Marroquín, Ciudad de Guatemala.
La retórica clásica es el resultado de una tradición bimilenaria cuyo núcleo se encuentra en el corpus clásico de la retórica antigua, griega y romana. Este la dota de los fundamentos doctrinales, la armazón estructural de la disciplina y buena parte de los materiales que la conforman.
Aunque como teoría preceptiva de del discurso se encuentra superada por la realidad comunicativa actual, en el taller se hizo un breve repaso por las partes del discurso y algunas de sus figuras, así como por aquellos fundamentos teóricos que aún pueda sernos útiles en nuestras clases o en nuestra comunicación como académicos.
La discusión estuvo animada con numerosas intervenciones por parte del público, interesados en cuestiones relativas a la cultura clásica, aplicabilidad y vigencia actual de este legado cultural de Occidente, tanto en la educación como en la comunicación en todos los niveles.
El debate también giró sobre el uso de la memoria, una de las cinco partes organizativas del discurso, añadida posiblemente por el rétor Cornificio a las otras ya descritas por Aristóteles y otros autores de tratados de retórica (inventio argumental, dispositio de los mismos argumentos, elocutio o expresión, pronunciatio declamación) a su obra Rhetorica ad Herennium. Atribuida erróneamente a Cicerón, esta obra, junto con la Institutio Oratoria de Quintiliano son el mayor compendio de este saber en la Antigüedad que nos ha llegado hasta nuestros días. Dice al respecto de la memoria:

Aunque es fácil para quien tiene una experiencia relativamente amplia obtener tantos entornos y tan apropiados como desee, sin embargo quienes piensen que no encontrarán entornos bastante apropiados podrán disponer de tantos como quieran, pues la imaginación puede concebir a su gusto cualquier espacio y formar y construir en él un entorno. Por lo tanto, si no nos satisfacen los entornos que están a nuestra disposición, podremos mentalmente determinar para nosotros mismos un espacio y disponer en él entornos apropiados, fáciles de distinguir.

Rhetorica Ad Herennium libro III, 28-40 (siglo I a.C.)

 Esta parte original de Cornificio o Pseudo-Cicerón dio lugar a la mnemotécnica de “Los palacios de la memoria o método loci”, usada posteriormente por San Agustín y hasta por humanistas como el jesuita Matteo Ricci, quien usó está técnica retórica para memorizar grandes cantidades de texto de doctrina cristiana antes de su su viaje misionero a Asia. Se trata de esencialmente visualizar un espacio real o imaginado, lleno de objetos y recordar esos objetos en un paseo ordenado por ese edificio o estancia, asociándolos a un concepto, idea.
 
 A su vez cada uno de estos objetos pueden ser recordados como pequeños palacios de memoria a través de sus detalles. Se trata de una técnica que permite asociar la memoria visual más fácil de recordar a la textual o conceptual, permitiendo retener una gran cantidad de información ordenada dentro de la memoria humana. Lo que remite a las culturas esotéricas orientales, que concentran sus doctrinas en palacios imaginarios o mandalas, como bien sabía y dejó escrito Matteo Ricci. El conocimiento de la retórica clásica, como vemos, nos ayuda a amueblar bien nuestra cabeza.
 Les compartimos la presentación de la misma en esta entrada para todas las personas que puedan estar interesadas, que puede descargarse desde este enlace. El Dr. Pulido estará ofreciendo en el tercer trimestre de 2017 un curso libre dedicado a la retórica clásica a todas aquellas personas interesadas. Contáctenos para saber más.